1- La Opinion Publica (OP) es un concepto polisemico y complejo. Las primeras reflexiones vienen de Platon y Aristoteles: para el primero la “doxa” es un conocimiento parcial e inseguro de la realidad basado en impresiones y ambiguedades y para el segundo una forma de acercarse a la verdad. En la cultua romana era sinonimo de “apariencia, la buena o mala imagen que tienen los demas de uno mismo”. Con el invento de la imprenta la cuestión se profundiza: la opinión se publicita cada vez más. Desde Francia e Inglaterra surgen los salones de té, las pulperías, la opinión se comparte. Aparecen los contractualistas y los liberales, Locke afirmaba que la OP era el poder del qué dirán y que se trataba de un control indirecto más eficaz que la censura formal. Rosseau la definió como la aclamacion constante de la voluntad general, era para el “loco” el árbitro moral de la sociedad pero también la base de las leyes. Otros liberales debatían, como Tocqueville y Mill, para el primero la OP es como una fuerza de opresión pero para el segundo se trataba de simplemente la expresión de las masas.

2- Rosseau habló de la OP en varios de sus libros. “El hombre vive pendiente de las formas y la OP tratando de dar una imagen al gusto de los demás y desde el momento que comienza a hacer eso dejar de ser él para pasar a ser un-ser-para-los-otros”. La genealogía del mal para el francés era sin dudas la desigualdad entre los hombres que en estado de naturaleza no tenian mucho contacto entre sí pero en el Paleolítico el nomadismo se termina y los hombres se asientan. Ahí nace la OP: del continuo contacto que supone la vida grupal. Pero después llegará el Neolítico en el que los hombres se organizan y surge el reino de la “apariencia”: aparece la necesidad por agradar, acumular bienes y mostrarlos. EL HOMBRE PASA A VIVIR DE CARA A LA OP y esta la forman los que mas bienes tienen porque la tendencia, para Rosseau, es aspirar a imitarlos: “ser como ellos”.

3- Los liberales querían evitar la homogeneidad de opiniones porque si sucede la OP se vuelve opresiva. Para otros solo se trata de un ensamblaje de puntos de vista diferentes que luego es tenido en cuenta por los individuos pero lo que no puede discutirse es aquello que afirmaba Blumer: está inmersa en una organizacion funcional de la sociedad que genera mensajes. Jurgen Habermas afirmó que hay dos OP: la critica (en la que hay un “debate”, la ideal) y una receptiva (sin interaccion con los que tienen notoriedad publica mas que la aclamación o el “me gusta” en Facebook, una OP manipulada). Habermas aportó algo muy interesante. creía que EL ESPACIO PUBLICO ES SUBDIVISIBLE EN DOS AMBITOS: el de las opiniones formales (de la prensa) y las informales (la de la cultura de masas). Ese espacio publico puede ser crítico pero para eso necesita una comunicación pública (que dé lugar a la inter-acción a la inter-comunicación) y no masiva.

4- Para Noelle Neumman la OP no es la opinión mayoritaria ni unánime pero sí es control social, es la opinión mejor vista: LA OP ES LO QUE UNO PUEDE DECIR EN PUBLICO SIN SENTIRSE AISLADO DE LOS DEMÁS. Y formuló la teoría de la Espiral del Silencio:

“Quienes se sienten portadores de opiniones discrepantes de la mayoría tenderán, por la presión social del miedo a sentirse aislados o en choque con lo mayoritario bien visto, a silenciar sus verdaderas opiniones, favoreciendo así la impresión de los que opinan en mayoría, de que su preponderancia social es incluso más extensa de la existente en realidad. A la inversa, los minoritarios se sentirán más aislados de lo que verdaderamente están y esto irá creando un proceso de espiral: las personas de convicciones menos firmes o más indecisas irán adoptando con más facilidad las tesis de moda y la consideración social de las opiniones minoritarias será cada vez más escasa, LA OP ES LA PIEL SOCIAL. Afecta a los individuos particulares, que cuando sufren los ataques de la opinión pública, sienten la sensibilidad de su piel social.


Nöelle-Neumann destaca también la existencia de grupos que “no temen al aislamiento”. Los que pertenecen a la vanguardia están comprometidos con el futuro y por ello se encuentran necesariamente aislados; pero su convicción de que se hallan por delante de su época les permite soportarlo. El «núcleo duro» sigue comprometido con el pasado, conserva los valores antiguos mientras sufre el aislamiento presente. Es decir, estos grupos “no temen al aislamiento” puesto que según, se aferran a sus convicciones y opiniones, ya se encuentran aislados.




5- Para Luhmann la OP es la estructura temática de la comunicación pública, que reduce la complejidad del sistema social, los medios seleccionan, recortan y formulan una “agenda-setting” que marca la cancha. Para Blumer en cambio la OP es una función de la sociedad, producto de la interacción de los diferentes grupos sociales (formulo la teoría del “interaccionismo simbólico”.  Para Giovanni Sartori la OP es política, un

público, o multiplicidad de públicos, cuyos difusos estados mentales (de opinión) se interrelacionan con corrientes de información referentes al estado de la república”. Consecuentemente, el sujeto de la OP es el ciudadano.

6-Sartori también formuló varios modelos para entender la OP. De cascada, de borboteo y de identificacion con grupos de referencia.

MODELO DE CASCADA

Las opiniones discurren de arriba hacia abajo a través de varios saltos, como en una cascada escalonada por una serie de remansos. El remanso más elevado lo constituyen las élites económicas y sociales. Le siguen las élites políticas y gubernamentales, los medios de comunicación, los líderes de opinión y, por último, la masa del público. El valor explicativo del modelo de la cascada reside, sobre todo, en su capacidad para resaltar hasta qué punto los procesos de formación de la opinión se ven interrumpidos y regenerados horizontalmente en cada nivel; cada nivel supone la reapertura de una dialéctica de opiniones y opiniones adversas.

De los cinco niveles, dos revisten especial importancia: el de los medios de comunicación y el de los creadores de opinión. En las democracias actuales, el papel principal en la formación de la opinión pública lo desempeñan los medios de comunicación. Sartori es contundente: “(…) el mundo es – para el público en general – el mensaje de los medios de comunicación”-

MODELO DE BORBOTEO

La OP es consecuencia de la proliferación de grupos de ideas, se trata de un proceso de opinión ascendente, a veces descendente.

Un borboteo que, en ocasiones, puede transformarse en una poderosa marea: alcanzan a los niveles más altos (sociales, económicos, políticos, medios de comunicación) y se imponen como tema de agenda. Sartori revela que estos grupos son “(…) las antiélites [que] siguen siendo élites, pero ya no coinciden con un nivel de élite; son élites a nivel de masa”.

MODELO DE IDENTIFICACIÓN CON GRUPOS DE REFERENCIA

Una variedad de grupos concretos y / o grupos de referencia: la familia, grupos de compañeros, de trabajo, religiosos, étnicos, identificaciones partidistas y de clase. Dichas identificaciones tienen poco que ver con el hecho de estar informado y adquirir información. En efecto, las opiniones no emanan de una exposición a la información; se trata de individuos que tienen opiniones sin información, y opiniones que verdaderamente pueden oponerse abiertamente a la evidencia suministrada por la información. Aquí están quienes ignoran “la noticia” y se informan porque le cuentan.

7-  La OP ideal.

La que el público se ha formado por sí mismo. Es una opinión del público, en la que el público es el sujeto.

Las condiciones que permiten una OP relativamente autónoma pueden resumirse en dos: a) un sistema educativo que no sea un sistema de adoctrinamiento; y b) una estructura global de centros de influencia e información plural y diversa.

Una OP libre deriva de y se apoya en una estructura policéntrica de los medios de comunicación y el interjuego competitivo de éstos. Nótese que el razonamiento no asume que una estructura competitiva y policéntrica de los medios que se dirija a audiencias capaces de comparar las diversas fuentes y de decidir en consecuencia. Una multiplicidad de persuasores refleja en sí misma una pluralidad de públicos; lo que, a su vez, se traduce en una sociedad pluralista.

La OP debe ser autónoma, no racional (la OP racional no existe).

8- OP optimista vs OP pesimista

CONSENSO PESIMISTA

Se extiende desde mediados de la década del ‘30 hasta la intensificación de la guerra en Vietnam y se funda en tres argumentos principales: a) la OP es volátil, inestable e impredecible; b) la OP es irracional o, menos drásticamente, carece de coherencia en el sentido de que no está estructurada sobre un sistema de valores y creencias comunes; c) la OP tiene escaso o nulo impacto sobre el proceso político de toma de decisiones.

Lippman es contundente: el «hombre de la calle» carece del tiempo o del interés necesarios para actuar como legislador, o siquiera, para estar informado de los múltiples y diversos temas que componen la agenda en una sociedad moderna. Sólo dispone de percepciones difusas, “imágenes en su cabeza”, las que muchas veces distan de la realidad y la distorsionan.

CONSENSO OPTIMISTA

Aparece en los años  70 y se agrupa en torno a las siguientes ideas: a) la OP es estable y real, y si cambia o fluctúa lo hace en forma predecible; b) por lo tanto, la OP es racional; sus preferencias responden a un sistema estructurado y coherente de valores y creencias, y en particular responde a lo que dio en llamarse “ideología americana” c) la OP influye en forma notable sobre el proceso político de toma de decisiones.