Salir de la encerrona

El proceso de concentración del poder decisional, que viene de la mano con la desaforada concentración de la riqueza, nos ha llevado a una asfixiante encerrona. Hay sometimientos y peligros por doquier; prebendas para unos pocos y castigos para inmensas mayorías. La trayectoria impuesta se ha tornado social y ambientalmente insostenible. Habrá que cambiar el rumbo y la forma de funcionar para bien del planeta y de la humanidad.

Es un momento que exige precaución ante maliciosos cantos de sirenas y trabajar, en cambio, por establecer sustentables opciones. Identificar nuevas circunstancias que amenazan al mundo, desmontar motores que generan concentración, comprender el papel de las redes sociales en la manipulación de albedríos y voluntades, conforman algunos de los puntos de apoyo para salir de la actual encerrona. Sobre esto versa el presente número de Opinión Sur.

Cordial saludo,

 

Los Editores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *