Ignominia: migrantes corridos del mundo

¿Qué haríamos si viviésemos en un país pauperizado, con familias desnutridas, sin cuidado de salud, su seguridad amenazada, pobre acceso a educación, sin salidas que no sean bandas delictivas? ¿Acaso nos quedaríamos para sobrevivir y penar o procuraríamos migrar, con riesgos de vida, golpes, abusos, desprecios e inequidades?

¿Y si esa fuerza expulsora fuese el resultado de la explotación sufrida por el país donde nacimos? ¿Cómo reaccionaríamos si vemos que los recursos que nos fueron extraídos capitalizaron a las sociedades opulentas y a inmisericordes cómplices locales? ¿O desconocen la historia de la acumulación de esas sociedades afluentes? ¿Cuánto de su riqueza se generó en las colonias desangrando países, aldeas, familias? 

Hoy levantan muros y reprimen rechazando –fútilmente- oleadas migratorias que no se detendrán si no se resuelve la inclemencia que agobia sus hogares. Quienes los rechazan generan frustraciones, rencores, penurias, muertes. Salvo grupos valientes y solidarios, el resto denigra y acusa. Pero ¿quiénes tienen derecho a acusar, los que hoy acusan o los que sufren desde siempre las acusaciones?

Pensar diferente permitiría concebir otras políticas alejadas de la represión y el sometimiento. No es válido el argumento que faltan recursos y que si invertimos en los migrantes postergaríamos a nuestra propia población. Existen los recursos sólo que están en pocas manos y buena parte se dedica a la especulación financiera, a la producción de armamentos, a financiar ciencia, tecnología, educación y salud con fines lucrativos, abunda también la producción de bienes y servicios ostentosos para alienados consumismos. Con tantas necesidades básicas no cubiertas, avergüenza lo inútil. 

Es tiempo de cambiar enfoques que no sirvieron. Considerar formas de respaldar a países expulsores de migrantes para crear decenas de miles de trabajos dignos y sustentables. De igual forma, complementar lo anterior promoviendo en los propios países receptores actividades productivas multiculturales que incluyan con dignidad y derechos a los migrantes. La fútil represión no sirve, el desafío es adoptar políticas que honren a la humanidad, dar la mano, no el puño. 

¿Hace falta recordar que todos, absolutamente todos, hemos sido migrantes?  

Cordial saludo,

Los Editores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *