Desmond Tutu

«Cuando los misioneros vinieron a África, nosotros teníamos la tierra y ellos la biblia. Entonces dijeron: ‘recemos’. Y nosotros, obedientemente, cerramos los ojos y cuando dijimos ‘amén’ al final y abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros la biblia. Parece un mal canje pero estamos para siempre en deuda con esos hombres y mujeres». «El apartheid, el desarrollo separado o como se llame, es malvado (…) Es anticristiano y anti bíblico”. ”Si eres neutral en situaciones de injusticia, es que has elegido el lado del opresor”.

El Presidente Mandela le pidió a Desmond Tutu presidir la Comisión de la Verdad y Reconciliación encargada de reconocer las atroces violaciones cometidas durante el apartheid. Orientó el doloroso esfuerzo siguiendo el criterio que “sin perdón no hay futuro, pero sin confesión no puede haber perdón».

Lo conocí en Ciudad del Cabo cuando el apartheid todavía estaba vigente. Nos recibió con su mejor sonrisa y sin transición alguna sugirió conversar mientras manejaba hacia uno de sus múltiples compromisos. Éramos varios apretujados en su auto destartalado que paraba en muchas esquinas para saludar a tantos que querían tocarlo, expresar afecto y agradecimiento. ¿Seguridad de un líder que recibía permanentes amenazas? Ninguna. Tutu sin temor, los apretujados más que preocupados. Su simpatía iba de la mano con un firme y sentido compromiso con los excluidos, castigados, con familiares de los asesinados.

Tuvimos la suerte de ver a Desmond Tutu varias veces más, cuando la inauguración de Mandela y en sus visitas a Nueva York. Su personalidad cautivaba y su dinamismo era frenético e incansable. Falleció el pasado 26 de diciembre. Fue un grande, un enorme luchador por la justicia, la equidad y el amor.   

Con el afectuoso recuerdo de Desmond Tutu, hacemos votos por un buen 2022.

Los Editores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *