Teniéndolo todo: China y el futuro de las exportaciones de tecnologí­a avanzada

¿Cómo está China afectando mercados en los que exportaciones de América Latina han incursionado exitosamente? Investigaciones recientes, como la que sustenta este artículo, revelan en qué medida China está conquistando una porción de los mercados de exportación de América Latina. Se señala que ambas partes tienen modelos diferentes de integrarse en la economía mundial. Mientras que los países de América Latina poseen una menor intervención gubernamental en cuestiones económicas, China cuenta con un Estado de mano firme que la guía en su camino hacia los mercados globales. En ese contexto los mercados han decidido que el crecimiento chino esté abastecido en parte por productos primarios y materias primas de América Latina, y que internacionalmente los productos tecnológicos chinos son más atractivos. En algún momento los mercados podrían decidir que las tasas de cambio de América Latina se han sobrevaluado, un fenómeno que arrastraría a la región a una nueva crisis.

En el año 2004 Carlos Zúñiga, negociador nicaragüense del Acuerdo Centroamericano de Libre Comercio (CAFTA), fue citado en el diario nicaragüense La Prensa diciendo: “China es un monstruo despertándose que puede comernos”. De lo que el Sr. Zúñiga no se dio cuenta es que, aunque figurativamente, China ya lo estaba haciendo.

Todo lo que sube debe bajar. En este momento la demanda china y los precios globales están altos y, por ende, también lo están las exportaciones y el crecimiento en América Latina y el Caribe. Pero, ¿qué pasaría si los incrementos de precios en las exportaciones de productos primarios provocaran la sobrevaluación de los tipos de cambio, encareciendo las exportaciones de manufacturas y alejando la inversión de las industrias y de los servicios? ¿Qué ocurriría si los precios, como lo sugieren las tendencias de más largo plazo, bajaran de nuevo?

Se ha suscitado, además, otra preocupación. ¿Cómo está afectando China el comportamiento de mercados exportadores globales en los que América Latina ha incursionado exitosamente? De hecho, hay una cantidad creciente de investigación que estudia en qué medida China se está apoderando en todo el mundo de una porción de los mercados de exportación de los países de América Latina. Un estudio reciente que realicé junto con Roberto Porzecanski del Instituto de Desarrollo Global y Medio Ambiente de la Universidad de Tufts (Tufts University’s Global Development and Environment Institute), que fue publicado por el Centro para Estudios Latinoamericanos de la Universidad de California (the University of California’s Center for Latin American Studies), sugiere que América Latina ya está quedando rezagada cuando se trata de penetrar mercados de exportaciones de tecnología avanzada.

Los economistas coinciden en que los bienes con mayor valor agregado, intensivos en tecnología, son más aptos para impulsar el nivel de vida de los países en desarrollo. Desde 1980, algunos países latinoamericanos como México, Brasil, Colombia, Costa Rica, Argentina y otros, han podido ingresar en mercados globales de tecnología avanzada. Nuestro estudio analiza si las exportaciones de alta tecnología de países latinoamericanos están creciendo proporcionalmente de un modo comparable al chino. Cuando un producto de alta tecnología exportado por china, como son las computadoras, está aumentando su participación en los mercados exportadores mundiales y cuando una exportación latinoamericana en ese mismo sector está declinando, entonces identificamos a ese sector exportador como “bajo amenaza”.

Vemos que desde 1980 China viene creciendo en producción de alta tecnología. En ese año China estaba clasificada entre el total de naciones como la número 99 en términos del porcentaje de exportaciones globales de tecnología avanzada. Para el 2005 China subió al segundo lugar en el mundo y al primero si se incluyesen las exportaciones de alta tecnología de Hong Kong. También vemos que cerca del 95 por ciento de todas las exportaciones de tecnología avanzada de América Latina están bajo algún tipo de “amenaza” china; ellas constituyen casi el 12 por ciento del total de exportaciones regionales. Esto es más acentuado en México y Costa Rica, donde alrededor del 87 por ciento de todas las exportaciones de tecnología avanzada se encuentran bajo amenaza, lo que representa aproximadamente el 24 por ciento del total de las exportaciones en ambos países. La mayoría de estas tendencias se acentúa significativamente durante el período 2000-2005, que es cuando más se podría sostener que china “le va ganando de mano” a América Latina.

Una de las razones de esos cambios es el hecho de que China y América Latina tienen modelos muy diferentes de integrarse en la economía mundial. Mientras que las naciones de la región han seguido mayormente el consenso de Washington –teniendo una muy reducida intervención del gobierno en cuestiones económicas-, China cuenta con un gobierno de mano firme que la guía en su camino hacia los mercados globales. En primer lugar, es bien conocida la política china de mantener su moneda por debajo de los precios de mercado. Segundo, en tanto que en América Latina el crédito para empresas locales ha sido otorgado a tasas tan altas como del 53 por ciento (como es el caso de Brasil), la tasa crediticia para las mismas actividades en China es del 2,7 por ciento. Tercero, junto con el apoyo a las firmas nacionales, en China hay una máquina de innovación que eclipsa a la de LAC. Desde 1980 han sido registradas alrededor de 40.000 patentes por año y casi el 70 por ciento de las mismas fue registrado por empresas locales. Durante el mismo período en América Latina se registraron solo alrededor de 20.000 patentes, de las cuales únicamente el 20 por ciento fueron realizadas por empresas locales. China invierte el 1,21 del PBI en investigación y desarrollo; las naciones de LAC destinan en promedio solo el 0,57 por ciento. En cuarto lugar, China se ha comprometido a ayudar al sector privado para que desarrolle “empresas locales líderes” en los sectores automotriz, electrónico y de software. El pilar del Consenso de Washington ha sido dejar que el mercado, cualquiera sea su grado de imperfección, decida qué sectores de América Latina surgirán como exportadores.

Los mercados han decidido que el crecimiento chino esté en parte abastecido por productos primarios y materias primas de América Latina, y que los productos chinos son más atractivos que los de LAC en los mercados mundiales de alta tecnología. Bien podrían en algún momento decidir que las tasas de cambio de América Latina se han sobrevaluado, un fenómeno que podría arrastrar a la región hacia una crisis. Es tiempo de que América Latina tome las riendas de su futuro y decida si otra vez más dejará libre a los mercados globales para “comerse” a sus países o si en cambio implementará políticas para competir con la creciente amenaza china a su desarrollo.

Kevin P. Gallagher es profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Boston, donde también es investigador del Centro Pardee para el estudio del futuro de más largo plazo.

Link a la versión completa de este estudio (sólo en inglés):

unknown

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *