Reflexiones

Acerca de lo que amenaza a los humedales

Lo que hoy amenaza a los humedales como ecosistemas son las grandes actividades productivas. El eje del asunto no es el debate, como algunos quieren hacer creer entre ‘producción sí’ versus ‘producción no’, sino que pasa por cuánto producimos y cómo. A las organizaciones ecologistas nos suelen tildar de estar en contra de que se produzca, pero no es así. Nosotros queremos que se produzca, y que se pueda hacer de acá a 100 años, es decir, que el negocio sea sostenible, en términos económicos, pero también sociales y ambientales. Si explotamos el humedal y después se inundan las comunidades cercanas, eso no es sostenible. Si exprimimos el humedal y no podemos darle continuidad a los ecosistemas que viven en ellos, nos vamos a quedar sin los servicios ecosistémicos que nos proveen, que son miles y que son los que hacen posible la vida.

Federico Pellegrino

Acerca del impacto del negocio financiero agropecuario

Antes, una empresa era un negocio familiar de muchos años y la familia tenía interés en la conservación de la misma y de su territorio. Ya sea un campo o una fábrica. Cuando todo queda en manos de negocios financieros, eso cambia, el negocio financiero compra o alquila ese territorio, produce lo máximo posible y quiere la máxima ganancia. Hacen estudios incluso a nivel político (cuánto puede durar un Gobierno que les sea favorable, por ejemplo). Aplican, como la minería, una política extractivista al máximo. Quieren las ganancias en el menor tiempo posible y cómo quede el territorio no les importa. Distinto es si te comprás tu chacrita y te dedicás a eso. Entonces vas a averiguar cuál es el mejor fertilizante porque no querés contaminar el pueblo donde vivís por ejemplo. Pero los capitales financieros tienen otra lógica. No es que no sepan lo que hacen, cuentan con información climática, datos de organismos gubernamentales sobre cómo viene la evolución de la humedad en el suelo, etc., pero el largo plazo no les importa. Por eso es necesaria una legislación adecuada y un compromiso de control para lograr la sustentabilidad.

Roberto Kokot

Acerca de Funes el memorioso

Funes no sólo recordaba cada hoja de cada árbol de cada monte, sino cada una de las veces que la había percibido o imaginado. Sospecho sin embargo que no era muy capaz de pensar. Pensar es olvidar diferencias, es generalizar, abstraer. En el abarrotado mundo de Funes no había sino detalles.

Jorge Luis Borges (citado por Sergio Zabalza)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *