¿En quién creemos?

Es conocido que ninguna persona por sí misma puede abarcar la entera realidad. Para comprender lo que sucedió, lo que va sucediendo y las perspectivas de futuro dependemos de otros, sean periodistas, analistas, historiadores, antropólogos, especialistas en comunicación, investigadores, docentes, colegas, amigos, conocidos, influyentes, vecinos, punteros políticos y tantos más. Son los que escuchamos para informarnos e interpretar lo que sucede en nuestra comunidad, en el país y, más aún, en el mundo. Esto es, existe un enorme y heterogéneo universo de intermediación entre sucesos, interpretaciones y nuestra percepción y comprensión de hechos, procesos, dinámicas.

Esa intermediación informativa y analítica es condicionada de muchas maneras. Del lado de informar y analizar, hay miles de interferencias. Cada grupo de poder se provee de medios y analistas afines para presentar perspectivas que les favorezcan. Cuando ese espacio de intermediación informativa e interpretativa es monopolizado por grupos dominantes, se pierde objetividad e independencia. La intermediación llega plagada de espurias operaciones con engaños, mentiras, falsas noticias, sesgadas interpretaciones. Lejos de esclarecer y formar subjetividades capaces de discernir apropiadamente entre el caudal de información que inunda al mundo, se trata de una pugna o una verdadera guerra para imponer diferentes o antagónicos intereses.

¿A quién creer en estas duras circunstancias? Por de pronto es esencial saber quiénes informan, cuál ha sido su trayectoria, a qué intereses están asociados. La “fuente” de información condiciona y suele sesgar la información. Luego están quienes analizan y procuran interpretar y dar sentido a lo que sucede. Toca conocer la ideología de los mismos porque cada ideología lleva en su seno la defensa de diferentes intereses, algo que generalmente se encubre o muy parcialmente se explicita. Existen usinas de pensamiento estratégico de alcance global y desde ese nivel llegan a los países para llevar agua a esos molinos. Lo dramático es que esa “agua” suele acarrear tremendos sufrimientos y castigos para muchos mientras unos pocos acceden a privilegios y prebendas.

¿Y las personas que reciben ese mundo de condicionantes? Ahí un campo en constante construcción, o destrucción. Esclarecerse día a día, reforzando el propio albedrío, desenmascarando lo encubierto y las operaciones de manipulación y sometimiento; con una brújula muy singular para separar paja del trigo, esto es, identificar quienes saquean, quienes se apropian de la riqueza y el poder decisional, y quienes no acceden a un buen vivir. Es una primera divisora de aguas, entre torrentes que favorecen o castigan, arrinconan, matan. Percibido esto, se abren diversos senderos, todos singulares, por los que cada generación acepta y procura transitar. Construcciones colectivas en cuyo seno juegan las necesidades, los anhelos sociales, la responsabilidad ambiental.

Cordial saludo.

Los Editores.     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *