Reflexiones

Acerca de la infamia

Los propietarios de esa tierra trabajadora y de esas negradas eran ociosos y ávidos caballeros de melena, que habitaban en largos caserones que miraban al río –siempre con un pórtico pseudogriego de pino blanco. Un buen esclavo les costaba mil dólares y no duraba mucho. Algunos cometían la ingratitud de enfermarse y morir. Había que sacar de esos inseguros el mayor rendimiento. Por eso los tenían en los campos desde el primer sol hasta el último; por eso requerían de las fincas una cosecha anual de algodón o tabaco o azúcar. La tierra fatigada por esa cultura impaciente, quedaba en pocos años exhausta: el desierto confuso y embarrado se metía en las plantaciones.

Jorge Luis Borges, de la Historia Universal de la Infamia

 

Acerca de detener la primavera

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera.

Pablo Neruda

 

Acerca del miedo urbano

El miedo genera aislamiento y la vida social se arruga y reduce. La ciudad se transforma en un lugar de habitación y no de vida. Se segregan los espacios de trabajo, comerciales, de tiempo libre. El espacio público es sólo lugar de paso. La energía urbana se metaforiza en la pura circulación, se trata de llegar, de no detenerse; de circular, no de ambular. Pasan a ganar importancia las prácticas de reclusión en espacios íntimos y sólo los jóvenes conservan vivos algunos lugares de la ciudad para trasladarse y reunirse fuera de lo privado.

Claudia Laub

Deja un comentario