De la embestida neoliberal hacia salidas no autoritarias

El tremendo proceso de concentración de la riqueza y del poder decisional tuvo una especial consecuencia sobre gobiernos transformadores: de una forma u otra fueron desestabilizados o directamente derrocados. El anhelo de enteras sociedades por adoptar otros mejores rumbos y formas de funcionar fue asfixiado. Medios masivos de comunicación y buena parte de los sistemas educativos fueron utilizados para someter a grandes mayorías a través de colonizar mentes y moldear subjetividades. Lograron instalar valores y perspectivas que denostaron a las fuerzas transformadoras; se impuso una codicia sin fin, egoísmos de todo tipo, el ninguneo de los otros, el castigo a quienes no tienen voz, las mayorías empobrecidas, indigentes, jubilados, la gran masa de trabajadores que sobreviven en la informalidad. Esta embestida neoliberal aceleró el proceso de concentración y magnificó las negativas consecuencias sociales, políticas y ambientales; deslizó al mundo a recurrentes situaciones de inestabilidad sistémica.

Avanzada esta fase del neoliberalismo llena de inequidades y contradicciones, estalló la frustración y la furia popular. Las reacciones van siguiendo diferentes cauces, según primen las fuerzas locales que lideran el generalizado descontento. Pueden destacarse dos principales vertientes (con gran variedad de modalidades y especificidades al interior de cada una):

  • Una vertiente reúne reacciones que tienden a soluciones de naturaleza autoritaria, en algunos casos de índole fascista.
  • Otra vertiente reúne opciones de conformar democracias plenas liberando de sus condicionamientos a lo que hemos venido calificando como democracias capturadas.

La Humanidad encara una crítica encrucijada política y cultural. Ojala primen para bien del conjunto y del Planeta las salidas no autoritarias. Este número de Opinión Sur aborda algunos aspectos de este importante punto de inflexión de los procesos contemporáneos.

Cordial saludo,

 

Los Editores

Deja un comentario