Un juego siniestro que desliza hacia una gran crisis social y ambiental

Con relaciones internacionales asemejándose a espectáculos que sacrifican la verdad, la decencia y el respeto por lo público, cuando la concentración de la riqueza, el poder decisional y la desigualdad social traspasan todo límite conocido, mientras se expande de forma inmisericorde el terror, las insurrecciones y los conflictos armados, se van sumando condiciones para una o varias grandes crisis sociales y ambientales. Los estallidos están a merced que se presenten ciertos eventuales detonantes.

Es un tiempo de gravísimos riesgos y tremendos desafíos que ponen a prueba la determinación social y el coraje por adentrarse a un futuro muy distinto al que procuran imponernos. En el presente número de Opinión Sur abordamos estas cuestiones.

Cordial saludo.

 

Los Editores

Deja un comentario