Hartazgo con la concentración de poder y de riqueza

Las evidencias son contundentes y no queda margen para las dudas: la trayectoria global ha cruzado peligrosísimos límites en cuanto a la concentración del poder y de la riqueza, la destrucción ambiental, la falta de oportunidades y la precariedad del empleo. En casi todas las latitudes ha primado una forma horrible de gobernar que ya no se orienta al bienestar general sino a favorecer a una cada vez más reducida minoría de poderosos privilegiados. El hartazgo de los pueblos se expresa en la multiplicación de protestas y la emergencia de una compleja diversidad de nuevos liderazgos. Estos procesos han generado un sinnúmero de conflictos sociales y forzado masivos desplazamientos poblacionales que alimentan confrontaciones entre naciones y países comprometiendo la paz entre los seres humanos y con la Madre Tierra.

Los artículos de este número de Opinión Sur abordan esos críticos e interconectados aspectos de la realidad contemporánea.

Cordial saludo,

Los Editores

Deja un comentario