Novedades

Fideicomiso Dignidad.

Carta abierta a ocho hombres que detentan un patrimonio equivalente al que poseen 3600 millones de personas en nuestro planeta

Asignar una parte significativa de la propiedad de su patrimonio y de los ingresos que de ahí se derivan a un Fideicomiso dedicado a dos propósitos: sostener la dignidad de las 3600 millones de personas más pobres del mundo y asegurar el cuidado de los procesos ambientales esenciales que hacen a la preservación del planeta Tierra. Esto no reemplaza ni posterga las  miles de iniciativas en curso por lograr esos objetivos pero, si se implementase, las reforzaría. Algunos considerarán esta propuesta del todo ingenua o idealista; ojala  no para ustedes que cargan con  una grave responsabilidad.

 Esta Carta Abierta va dirigida a Bill Gates, fundador de Microsoft; Mark Zuckerberg, cofundador de Facebook; Jeff Bezos, fundador de Amazon; Carlos Slim, Presidente Grupo Carso; Amancio Ortega,  CEO de Inditex; Warren Buffett, CEO de fondos de inversión; Larry Ellison, Director de Oracle y Michael Bloomberg, CEO de Bloomberg y ex alcalde de Nueva York. Como no tenemos relación ni acceso a ninguno de ustedes la publicamos en este modestísimo blog con la esperanza que personas de buena voluntad puedan ponerla en su conocimiento.

La propuesta es conformar un Fideicomiso que podría denominarse Dignidad orientado a sostener la dignidad de las 3600 millones de personas más pobres del mundo y a asegurar la preservación del planeta.

El primer paso sería formar un equipo designado por ustedes para proponer la estructura, la gobernanza, el financiamiento y el funcionamiento del Fideicomiso.

De aprobarse la conformación del Fideicomiso, aportarían una parte significativa de la propiedad de su patrimonio y de los ingresos que de ahí se deriven.  Luego podría ponerse en marcha el Fideicomiso y abrir una amplia suscripción de aportes, incluyendo a multimillonarios existentes.

La actividad del Fideicomiso podría cubrir una diversidad de actividades sometidas a la aprobación de su Directorio siempre orientadas a cumplimentar el doble mandato adoptado. El Fideicomiso establecería acuerdos de operación con entidades públicas, privadas y muy especialmente con organizaciones sociales cuyas voces y capacidad de actuación puedan ser enaltecidas y reforzadas.

La propuesta es sencilla en su concepción y compleja en su estructuración e implementación. Sin embargo, la experiencia del grupo para concebir y gestionar entidades e innovaciones serviría para elaborar efectivas respuestas frente a los desafíos que se enfrentan para luego implementarlas a través de apropiadas soluciones organizativas.

No son pocas las explicaciones que procuran comprender cómo tamaña riqueza se ha concentrado en tan pequeño grupo de seres humanos pero ese no es el propósito de estas líneas. De lo que se trata es establecer canales apropiados para canalizar una parte importante de los cuantiosos recursos que ustedes controlan para resolver el dolor, la miseria y la destrucción ambiental que se expande y agiganta con el tiempo. El desafío no es por cierto individual o de un grupo como el que ustedes conforman; más bien involucra a la entera humanidad y los millones de organizaciones que existen a través del planeta. Sin embargo los tiempos se acortan para evitar un tsunami social y ambiental de incalculables consecuencias. Toca a todos sumarnos activamente al esfuerzo de reparar injusticias, postergaciones y destrucción ambiental. En esta perspectiva, lo que ustedes pudieran hacer sumaría talento, experiencia y capacidad de realización. Sería un despropósito que tan críticos activos sólo sirviesen para engrosar sin límites vuestros propios patrimonios mientras el planeta y esos castigados 3600 millones de personas son lanzados a espirales destructivos que sabe Dios adonde nos conducirán.

Las filantropías individuales de las cuales ustedes seguramente participan pueden ser valiosas pero son insuficientes para poder ajustar el rumbo colectivo. Una iniciativa de envergadura global y accionar local, orientada a hacer prevalecer la justicia, la equidad y proteger nuestra madre Tierra, que crezca y se perfeccione sobre la marcha, que nazca abierta a sumar voluntades, que privilegie la entrega y no la rapiña, que promueva la paz y la comprensión entre los pueblos, que opere con la mayor efectividad en el logro de sus objetivos, es algo que puede marcar una diferencia en lo que resta del Siglo XXI.

Habrá quienes tilden a esta propuesta como ingenua o idealista; otros dirán que es impracticable. Podrá serlo si no llega a destino o si es descartada sin explorar a fondo lo que podría aportar a los procesos contemporáneos.

Saludos desde el fin del mundo (Argentina).

 

Deja un comentario