Errores, consecuencias y esperanzas

En un mundo donde la información y los análisis están severamente concentrados en poderosas minorías, no sorprende el sesgo con que se presenta “la” realidad. Ello conduce a una errada percepción de situaciones, necesidades, prioridades y sentires. Las consecuencias son tremendas, desde graves enfrentamientos geopolíticos hasta destrucción ambiental, concentración de la riqueza, desarticulación social, inequidades de todo tipo, permanente inestabilidad social y económica.

El acceso a la tierra es una necesidad vital para enormes sectores poblacionales. Sin embargo, su propiedad se ha concentrado aceleradamente forzando migraciones y condicionando el uso del suelo. ¿Cómo encarar este desafío para que puedan establecerse asentamientos populares planificados y extenderse la agricultura familiar?

El coronavirus hizo que la humanidad se detenga ante un precipicio pero también está mostrando otros mundos posibles. Cada vez más personas buscan nuevas formas de conectarse con ellas mismas, con los demás, con la tierra, con la vida. El Buen Vivir (Sumak Kawsay o la espléndida existencia, en idioma quechua) ofrece potentes respuestas a muchos problemas contemporáneos. En esa perspectiva el cuidado se transforma en la ley primera, desarrollando la inteligencia vincular y la unión alrededor de una confianza recíproca para imaginar y construir mundos renacientes.

Los textos que siguen abordan estos críticos temas. Confiamos que sean de su interés.

Cordial saludo,

Los Editores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *