El reflujo neoliberal

No es casualidad sino causalidad que, cuando se desenmascaran los tremendos impactos sociales y ambientales provocados por la desaforada concentración de la riqueza, haya aparecido un reflujo neoliberal en casi todo el mundo. Es que cada vez queda más evidente la inequidad y el sufrimiento que padecen pueblos enteros, algo muy peligroso porque moviliza voluntades que el poder concentrado necesita contener.

Nos han corrido la agenda: de impulsar transformaciones y la creatividad que puede dar paso a lo nuevo, han logrado desviar nuestra energía a lamentarnos por los derechos que se pierden y resistir como se pueda. En lugar de sustentabilidad, justicia social y cuidado ambiental, prima la codicia sin fin, el egoísmo, la impiedad para con los demás. La finalidad del existir pasa ahora por los negocios y el enriquecimiento; poco de esclarecimiento y mucho de alienación y embotamiento del albedrío.

Es un desafío que nos pone a prueba; que enseña una vez más que los avances no suelen ser lineales; que es imperioso desentrañar las circunstancias que atosigan, reconocer las fortalezas y debilidades del privilegio, trabajar nuestras propias capacidades y determinación, revisar errores cometidos. También alerta que necesitamos fortalecer con la comprensión, la organización y la movilización; separar paja del trigo, focalizar y priorizar, unirnos en la diversidad. No son tiempos sencillos y, sin embargo, lo esperanzador es que convoca a una nueva construcción.

Cordial saludo,

 

Los Editores

Deja un comentario