Compartir esfuerzos con justa distribución de resultados

Los dominadores siempre prometieron futuros venturosos (y lo siguen haciendo) mientras lucran desaforadamente presente tras presente; el tal futuro venturoso oficia de zanahoria para incautos. Es canallesco convocar a “compartir” los esfuerzos sin asegurar que los resultados no serán apropiados por el privilegio sino distribuidos para reducir la desigualdad de ingresos y, ojala, la desigualdad patrimonial. De otro modo la indignante concentración de la riqueza y el consecuente poder decisional se agigantará más y más. Ni el saneamiento fiscal ni el desmonte del sobre endeudamiento soberano deben descargarse sobre los más vulnerables: que lo afronten los grandes evasores que fugan capitales mal habidos.

Por más engaños, mentiras, represiones con que someten nuestras mentes y formatean nuestra subjetividad, es crítico y posible cambiar de rumbo y transformar la forma de funcionar que se nos ha impuesto. Habrá que esclarecerse para poder esclarecer y unirnos en sólidas organizaciones que sepan superar fatuos divisionismos, que integren grupos y perspectivas con más en común que diferencias. La experiencia enseña que habrá que cuidarse de manipuladores y de aquellos proclives a traicionar por una paga o por migajas de poder.

Nadie dice que es sencillo pero hace al bienestar de los pueblos y al cuidado del precioso planeta que nos cobija.  

Cordial saludo,

Los Editores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *