Por: Nicole Moscovich

Hoy la mujer se para en un lugar diferente del de ayer, no es la misma y viene a cambiar la vieja estructura, la antigua modalidad considerada por muchos “modernidad”.

Gran cantidad de preguntas surgen: ¿Cuál es el rol de la mujer? ¿Dónde está parada la mujer en comparación con su modelo de hace algunos años? Pasado y presente se vinculan, convergen, se gestan.

Pero ¿Cuál es este pasado al que hacemos referencia? La revolución de roles que culmina otorgándole un lugar de gran importancia a la mujer; ella se pone al hombro su familia, trabajo y se ocupa  que los derechos asignados no pierdan peso. Lugares de liderazgo en diversos sectores como periodismo y política.

politiqueo_6501

 

Un arduo recorrido alrededor de viejas estructuras que se  debieron derribar. Las mujeres del pasado prepararon el  terreno para que se den las condiciones del presente en  esta utopía hacia a la igualdad (más adelante  entenderemos porque «utopía»). Las causas archivadas,  hoy salen al debate con la lucha constante de la niña por  alfabetizarse, de la mujer por igualdad en las  condiciones de trabajo.

No se puede descreer en la idea de que muchos hombres  han influido e hicieron que las condiciones de apertura  fueran posibles.

 

 

 

Hay un pasaje: de no tener derechos políticos, de estar bajo la minoría de edad, de ser sólo una figura de mera contención y apoyo de la familia; a ser jefas de hogar, jefas laborales y hasta ser jefas de Estado.

El 11 de noviembre de 1951, de la mano de Eva Duarte de Perón, hubo un antes y un después para la mujer argentina. Su importancia y accionar en la sociedad pasó del plano de las ideas al del libre accionar. Hoy se pueden expresar en público abiertamente y debatir en el Congreso.

Es un camino largo, falta mucho por hacer, muchos a quienes educar. La utopía esta manifestada en aquel fantasma de inferioridad de la mujer disfrazado en discurso bajo el lema «open mind». Pero hacia esta utopía vamos. Cumpliendo con el legado de muchas mujeres de la historia. Hoy ella es el reflejo del ayer, es la gestación del esfuerzo de lucha por la igualdad de género, equidad de posibilidades y oportunidades son moneda corriente.

Aclaración personal: Al escribir estas líneas, hay una sensación extraña por estar diciendo que aún hoy todavía la inclusión no es total. ¿Será una mera cuestión de tiempo o bien, la intención del poder de siempre de soslayar a la mujer?

¡Reflexionemos!