Demos nuestro sí por los demás.

Fundación Sí es una Organización No Gubernamental que  tiene como principal objetivo promover la inclusión social de los sectores más vulnerables de Argentina. El trabajo es llevado adelante por un gran número de voluntarios mediante un abordaje integral que trabaja la asistencia, la contención, la capacitación, la educación y la cultura del trabajo. Creen en el trabajo de igual a igual, en equipo, en la heterogeneidad de los grupos, en la complementación y en las nuevas generaciones.

Las Recorridas por el Frío, un proyecto que surgió a partir de la iniciativa de tres jóvenes en 2009, y que hoy se realiza de domingo a domingo con la ayuda de miles de voluntarios. Su principal objetivo es acompañar a quienes duermen en la calle, mejorando su calidad de vida y trabajando en la reinserción social, escolar y laboral.

En esta nota te contamos cómo se vive la experiencia tanto a nivel personal como en el contacto con el otro.

images (1)
 E
ran las 19:50 de un lunes de Octubre y la esquina de Mitre y Riobamba estaba vacía. El cielo se  iba llenando de nubes, pero pese a las amenazas de tormenta, los voluntarios fueron apareciendo.  Cuando a las 20:00 en punto llegaron los coordinadores cargando los carritos con comida, ya  había más de 30 personas dispuestas a ofrecer una sopa, galletitas o simplemente un rato de  charla a aquellos en situación de calle.

Luego de un instante, el encargado del día pidió que nos juntáramos con nuestro grupo para ver si  todos estaban completos o si alguno no estaba en condiciones de salir. Es obligatorio que en todos  haya por lo menos un hombre y un experto conocedor del barrio. “Todos los días hay grupos  fijos que visitan siempre a las misma personas, la idea es generar un vínculo y no que siempre aparezca gente nueva”, comentaba Clara, una de las voluntarias.

La zona 25 está ubicada en microcentro y cuenta solo con 2 personas, Hernán, un joven de unos 27 años que está en la fundación desde 2010 y Lizzie, una señora que se sumó al proyecto hace solo 3 meses.

La primera parada es en Córdoba y 9 de julio, ahí visitan a Ramón, un hombre reservado y silencioso, que duerme en la puerta de un banco desde hace ya 2 años. “¿Cómo estas Ramón? ¿Qué vas a tomar hoy? Déjame adivinar… ¿Un café?” le bromeaba cálidamente Lizzie mientras buscaba las cosas en el bolsito. La comida era simplemente la excusa para poder establecer una conversación, lo importante era saber cómo había pasado la semana, si tenía alguna necesidad urgente  o simplemente algún indicio de pedir ayuda.

“Él vivía acá con un muchacho, Martin, pero desde hace dos meses la fundación le consiguió trabajo y se fue a vivir a un hotel” me contaba Hernán, “Ramón todavía lo está asimilando” agregó.

Caminamos por 9 de julio hasta Lavalle, al doblar nos esperaba Luna, que apenas reconoció a Hernán pego un salto de felicidad y salió a recibirnos con un caluroso abrazo. Sonriente y amable, éste hombre contaba cómo había pasado el calor de la semana y lo poco preparado que estaba para el verano ya que toda su ropa era abrigada. Lizzie anotaba su pedido para tenerlo en cuenta en la próxima visita, mientras Hernán terminaba de prepararle una sopa de espárragos, su preferida.

Cuando hablábamos con Luna, comenzaron a acercarse otras personas para pedirnos ellos también un café, sopa o algo para comer. “Uno conoce gente nueva en situación de calle todo el tiempo, algunos desaparecen y aparecen otros nuevos” decía Hernán mientras recargábamos agua caliente para poder responder a tanta necesidad…

Una vez que la muchedumbre se disolvió, seguimos caminando hasta encontrarnos con María Magdalena y el “Tucu”, una pareja que se conoció hace uno 3 años en la calle. Este es un caso particular, ya que aunque él trabaja desde hace unos meses gracias a la fundación, siguen viviendo en la calle.

Lizzie me comentaba que en otras oportunidades les sugirieron que se pagaran una habitación, ya que ella sufre grabes problemas de corazón y no es saludable que ande todo el día sola, expuesta al frío y el calor. “Nosotros le ponemos la mejor voluntad y no paramos de insistir, sabemos que no es nada fácil, pero en definitiva los que deciden salir de la calle o no son ellos” explicaba Hernán.

A lo largo de la recorrida, me llamó la atención como muchas personas se nos quedaban mirando sorprendidas por lo que hacíamos. Nos preguntaban de qué organización éramos y porque estábamos repartiéndole comida a la gente de la calle. “Uno predica con el ejemplo” expresaba Lizzie.

En Florida se encontraba Daniel, un joven de unos 20 años. Prolijo, reservado y distante, estaba enojado porque unos muchachos le habían robado su lugar y no tenía muchas ganas de hablar. Después de que le hicimos una sopa calentita y le dimos un alfajor, ya había aflojado un poco. Lizzie le preguntó si había ido a hacer el documento, Daniel dijo que sí, pero que recién estaría listo dentro de unas semanas. “Cuando lo tenga nos sacamos una foto eh!”, le decía Daniel a Lizzie.

Ya el tiempo se estaba terminando y nos quedaba la última visita, Miguelito. Este hombre duerme en el frente de un local ubicado en Tucumán y Reconquista. Cálido y adorable, nos invitó a sentarnos en lo que él llama “su rinconcito”. Mientras se tomaba su café con leche me contaba su rutina diaria: a la mañana va a un hogar donde le permiten bañarse y le dan de almorzar, allí se queda toda la tarde hasta que la ciudad se calma y puede volver a descansar.

A las 23:00, de vuelta en Mitre y Riobamba, se producen una mezcla de sentimientos encontrados. Por un lado, estas agotado y con ganas de volver a casa, por otro experimentas una enorme satisfacción, pero sin duda, el sentimiento más fuerte de todos, es la angustia de saber que vos te vas y ellos se quedan.

Ojala algún día no sea necesario contar con personas dispuestas a dar una mano por los demás, pero mientras tanto, espero que todos aquellos que tengan el impulso de llevar adelante un proyecto solidario se animen a hacerlo.

Si luego de leer esta nota te dieron ganas de participar este es el contacto:

Fundación Si

Tel. (011) 4775-6159

Mail [email protected]

 Recorridas por el frío

[email protected]