Es sabido que hay viejos jóvenes y jóvenes viejos. La diferencia desde luego no estriba en la edad sino en el proyecto de vida de una persona. Alguien con muchos y ambiciosos objetivos es joven más allá de lo que marque su DNI. Por eso, en Opinión Sur Joven tenemos muchos objetivos pero hay tres que resaltan y que además se deducen fácilmente si se analiza lo hecho en todos estos años y no solamente lo dicho: amplificar la voz de los que no tienen voz, analizar en perspectiva la realidad de nuestro país y el mundo e indagar en cuestiones que sean útiles para la cotidianeidad de las nuevas generaciones. En este número todos esos ideales aparecen claramente evidenciados.

La experiencia de “La Cantora” muestra por un lado una de esas partecitas de la realidad que nunca vemos pero que hacen a la actualidad de nuestra sociedad y por otro lado cómo la posibilidad del cambio persiste y no muere gracias al trabajo de los que resisten.

En otro ángulo, repasamos la actualidad de dos hechos que unos meses atrás en la Argentina y en el mundo respectivamente causaban sorpresa y dudas: el avance de la causa por el asesinato del Gobernador Carlos Soria y la “Primavera árabe”, un fenómeno que sigue produciendo réplicas profundamente interesantes. Y como en Opinión Sur Jovenpensamos que no se puede pensar la realidad sin prestarle mucha atención al medio ambiente, te proponemos conocer la triste situación que sigue atravesando el bosque chaqueño a pesar de la Ley de Bosques.

Ya más internados en los avatares del día a día ponemos la lupa sobre los exámenes psicotécnicos. Se han transformado en un ya clásico eslabón para ingresar y progresar en el mundo laboral, conocer en qué consisten puede ser clave para superarlos sin inconvenientes. A lo largo de estos años la dirección periodística de este medio fue encabezada por Pablo Winokur y Dolores Sosa, quienes han sentado las bases de una publicación enfocada en ser útil, desde muchos puntos de vista, a quien la lee. Este número no abandona ese espíritu. Así que pasen y vean, somos funcionales a sus intereses, estamos para servirles.