Opinión Sur Joven surgió allá por 2006 con la idea de convertirse en un espacio de comunicación donde los jóvenes pudieran expresar sus propios intereses y compartirlos a través de la escritura con todos aquellos que desearan escucharlo.

Es por eso que hace ya seis años comencé a formar parte de este proyecto y el tiempo fue reconfirmándome que la publicación era un excelente lugar -y lo continúa siendo- para hablar de todo aquello que me tocaba como persona y que tenía ganas de transmitir.

Arranqué entonces primero como colaboradora, luego fui asistente de dirección y finalmente tuve el gusto de ser la directora periodística de la revista. Pensé decenas de sumarios, conocí colaboradores que fueron sumando todas sus ideas e ilustradores que abrieron paso a otra forma de contar lo que cada una de los artículos buscaba decir.

Y siguiendo ese mismo camino, siempre para continuar con esta hermosa profesión que es el periodismo, desde este número la coordinación de la publicación está en manos de Daniel Wizenberg, politólogo y periodista, quien sin dudas va a llevar adelante el crecimiento de esta hermosa iniciativa.

No quiero despedirme sin agradecer enormemente a cada una de las personas que estuvieron presentes durante estos últimos años y que hicieron y hacen que Opinión Sur Joven sea posible: a los creadores de la revista, todo el staff de Opinión Sur y a su primer director Pablo Winokur, a todos los voluntarios tanto de la Argentina como del exterior, a nuestros queridos lectores y a mis grandes amigos…Mil gracias.