En la campaña electoral argentina los temas ambientales brillaron por su ausencia. Apenas tres candidatos exhiben propuestas. Desde el oficialismo prometen una continuidad en las políticas actuales, aunque en el sitio de Cristina no se habla del tema. ¿Por qué mientras en otros países es uno de los principales ejes de campaña, en Argentina casi no figura en la agenda?.

El 28 de octubre 14 candidatos van a competir para ocupar el sillón que el 10 de diciembre dejará vacante el presidente argentino Néstor Kirchner. Los partidos políticos abrieron juego entonces para presentar sus programas de gobierno. Como era de esperar, sus agendas se centraron en temas económicos, sociales y laborales. ¿Pero qué pasa con el medio ambiente?

Hoy son dos los temas ambientales que resuenan con más fuerza: el calentamiento global y la presunta contaminación que causará la instalación de las papeleras a orillas del río Uruguay. Algunos de los partidos políticos decidieron tomar como propias las protestas vecinales en contra de la construcción de las pasteras. Sin embargo, no hubo hasta ahora resoluciones concretas y viables.

El calentamiento global también está presente. ¿Cómo se preparan los partidos frente a la problemática medioambiental? ¿Qué lugar ocupa en sus agendas?

“Buscá en la página web”. Esa fue la respuesta que recibióOpinión Sur Joven en las sedes de los partidos políticos, al intentar conocer la plataforma de cada candidato respecto al tema. En otros casos comenzaron a derivar a los cronistas de esta publicación por los teléfonos internos: siempre era otro departamento el que se encargaba de dar ese tipo de respuestas.

A un mes de las elecciones presidenciales, Opinión Sur Jovenhizo la prueba e intentó superar a los conmutadores y otros filtros. Quiso saber cuáles son las propuestas frente a un tema que tiene que ver con el lugar donde vivimos. Y en la mayoría de los casos, se encontró que los proyectos para la protección del planeta brillan por su ausencia.

Antonio Brailovsky, ex defensor del pueblo en Medio Ambiente por la Ciudad de Buenos Aires, dice que hay una decisión en toda la dirigencia de abandonar los problemas de fondo. “La gente está muy preocupada e informada de las cuestiones ambientales, pero el poder político está muy por detrás de la conciencia ciudadana y de la atención que estos temas merecen”, asegura.

Una investigación realizada por la consultora Analogías para“Las Jornadas Argentino Británicas sobre Cambio Climático”, demostró la sensibilidad que existe sobre el tema en la Argentina. Un 90% de los encuestados declaró que el Estado debería tratar el asunto entre bastante y muy urgentemente y que, para ello, los ciudadanos, el gobierno y las empresas deberían trabajar en conjunto.

Táctica y Estrategia

A días de las elecciones más importantes del país, muchos partidos no tenían definidas sus candidaturas y casi ninguno había publicado sus propuestas de gobierno. Durante la campaña se le dio hasta ahora relevancia a temas como la educación, la economía, la seguridad, las políticas sociales, las relaciones laborales y hasta la política exterior. Pero en muchos casos, no hubo siquiera una sola mención para temas tan importantes como el medio ambiente. A excepción, claro, del reclamo por la instalación de las papeleras.

Brailovsky asegura que ése no constituye un tema ambiental. “Es un simple escándalo político que no preocupó si quiera al Gobierno nacional en lo que concierne a las papeleras que están del lado argentino. Desde la Secretaría de Medio Ambiente de la Nación están haciendo una campaña para que las pasteras argentinas utilicen la misma tecnología que Botnia”, dice el defensor y agrega: “Si desde el Gobierno se considera que lo ideal es que las papeleras argentinas se parezcan a Botnia, ¿qué estamos haciendo en La Haya?”.

La actual senadora Cristina Kirchner se perfila como la candidata con mayor posibilidad de ganar las elecciones. Desde la Secretaría de Medio Ambiente –organismo que ella comandará en caso de ganar -, se crearon planes de vigilancia para controlar el funcionamiento de las pasteras. Sin embargo, aún no hay iniciativas futuras en relación a otros temas ambientales. “Todo dependerá de quiénes continúen en el cargo. Pero generalmente los proyectos son los mismos, sólo que a veces cambian de nombre”, dijo una integrante de la Secretaría.

Algunos de los planes que continuarán, en caso de que el Frente para la Victoria se mantenga en el poder, son: “Área de residuos peligrosos”, “flora y fauna”, “calidad ambiental”, “infracciones ambientales”, y la creación de una autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) para sanear el Riachuelo. Aquí están los planes en marcha

Muchos de los candidatos decidieron demostrar su interés en el ecosistema denunciando y criticando a la secretaria de Medio Ambiente de la Nación, Romina Picolotti, por la realización de“manejos administrativos irregulares”.

Por su parte, la Alianza UNA (Una Nación Avanzada), fórmula que encabeza Roberto Lavagna, incluyó en su plataforma algunas ideas de cuidado ambiental para los primeros cien días de gobierno: pretende aplicar una serie de leyes que no se ejecutan por falta de reglamentación del Ejecutivo, como la gestión de residuos domiciliarios e industriales y la ley de aguas. También plantea resolver cuestiones como el cese de la deforestación indiscriminada de bosques. Más info: Clickeá acá para conocer la propuesta completa.

Pino Solanas, candidato a presidente por Proyecto Sur, también insistió en la protección de bosques nativos y en la defensa y recuperación de los recursos naturales.

Antonio Brailovsky dice que hoy, la presencia de residuos tóxicos en el agua es el mayor problema ecológico que debe enfrentar la Argentina. “Debería existir un control riguroso y estricto de tóxicos, ya sean de origen industrial, agropecuario o domiciliario, porque hoy estamos usando como cucarachicidas productos que en Estados Unidos están prohibidos”, agrega.

Oportunidades diplomáticas, críticas y propuestas intrascendentes fueron el medio elegido por la mayoría de los políticos para llevar la problemática ambiental a sus estrategias electorales. Tal vez el Partido Humanista, que hoy integra el Frente Amplio Latinoamericano, es una de las fórmulas que más importancia le dio históricamente a la materia. Desde hace tiempo mantienen una publicación sobre temas ambientales y sostienen que es necesaria la erradicación de los problemas ecológicos mediante una planificación que contemple la penalización del delito ambiental. Podés clickear acá para ver más

“Es un desastre no tener en cuenta políticas medioambientales. Pero lamentablemente en la Argentina se prioriza el factor económico sobre el humano”, dice Fortunato Morrone, jefe de prensa e integrante del Partido Humanista. “Nosotros creemos en un plan integral donde el medio ambiente sea parte de una política de diseño social”.

Sin embargo, aún falta demasiada información para concientizarnos sobre su importancia. Pueden existir una infinidad de proyectos, pero como asegura Brailovsky, “cuando los partidos están lejos del poder, tienen propuestas audaces, pero a medida que un partido crece, y se acerca a ese poder, generalmente va volviéndose más conservador”.

Abrir el juego

Cada sociedad tiene una prioridad social, económica o política diferente. El grado de interés dependerá de la realidad que les toque vivir a cada una de ellas. Es cierto que la prioridad social de los argentinos hoy se relaciona más con sus necesidades básicas. ¿Pero no es una cuestión básica el tener en cuenta el cuidado de nuestro propio planeta?

El medio ambiente también necesita de políticas, iniciativas y programas que abarquen los desafíos que hoy enfrenta el país y el mundo. Pero en la Argentina pasa a ser un tema más dentro de una larga lista de promesas. Como dijo Antonio Brailovsky: “Es una decisión de toda la dirigencia renunciar a los problemas de fondo. El poder político abandonó el proyecto de país, por lo que es coherente que hoy también abandone el tema del cuidado del planeta”. Tal vez entonces sea hora de que todos lo incluyamos en nuestra agenda.