Chagas, dengue, fiebre amarilla, malaria, leishmaniasis y schistosomiasis. Gripe aviar, babesiosis, cólera, ébola, parásitos intestinales, enfermedad de Lyme, peste bubónica, marea roja, fiebre de Rift Valley, enfermedad del sueño, tuberculosis y fiebre amarilla. Muchas de éstas eran enfermedades en vías de extinción. Sin embargo, el calentamiento global está generando que vuelvan a aparecer. Para el 2030 habrá 300.000 muertes por año por culpa de estos cambios ambientales. El Premio Nóbel Osvaldo Canziani nos ayuda a entender el fenómeno.