Por: Alejandra Bortnik

¿Alguna vez te preguntaste qué es la diversidad? Opinión Sur Joven la analiza a fondo y abre la posibilidad de pensar nuevos espacios para analizarla.

La diversidad se manifiesta en varias áreas, entre ellas el lenguaje, las creencias religiosas, el arte,  la música, en la estructura social, la educación etc. que hay dentro de una sociedad. La diversidad es un patrimonio común de la humanidad, es el derecho fundamental de toda persona. La diversidad ilustra la pluralidad de las identidades y constituye un enriquecimiento para las personas porque les permite expresar sus ideas, valores y compartirlas.

diversidad (1)

La diversidad se encuentra dentro de cada sujeto. Ésta viene junto con la identidad que cada uno posee. Cada ser humano es distinto a otro. Esto se pude observar a simple vista, con el aspecto exterior que cada uno presenta, pero también la diversidad se encuentra dentro de la persona: en sus sentimientos, forma de pensar, observar, interpretar, comprender y aprender. Y es a partir de estas características que es necesario preguntarnos:

¿Qué es la diversidad de necesidades educativas especiales? Se trata de pensar que todos los niños durante su escolaridad tienen en algún momento dificultades en cuanto al aprendizaje. Este conflicto resulta sumamente importante y necesario si pensamos por ejemplo en la teoría del aprendizaje de Piaget y la importancia de la asimilación y la acomodación, en donde para generar un aprendizaje es necesario que el alumno entre en un conflicto cognitivo con sus hipótesis y pueda ir reestructurándolas construyendo así el conocimiento[1]. O sea que reconocer esta diversidad que cada uno presenta en cuanto a sus necesidades de aprendizajes resulta positivo y necesario, ya que es a través de ellas que se logra un desarrollo.

Ahora bien, además de reconocer que todos los niños tienen necesidades educativas especiales en algún momento, es necesario también reconocer que hay algunos niños cuyas necesidades educativas especiales surgen por algún tipo de discapacidad.

Por su parte la UNESCO[2] está a favor de la diversidad y de la integración de todos lo niños y dice: “que las escuelas deberían dar cabida a todos los niños, independientemente de sus condiciones físicas, intelectuales, sociales, emocionales, lingüísticas o de otro tipo. Deberían acoger a niños discapacitados y niños bien dotados, a niños que viven en la calle y que trabajan, niños de poblaciones remotas o nómadas, niños de minorías lingüísticas, étnicas o culturales, y niños de otros grupos o zonas desfavorecidos o marginados[3]

Veamos ahora que dice el sistema educativo argentino al respecto de estos temas.

La diversidad de necesidades de aprendizaje en el sistema educativo argentino 

diversidad 2

Dentro del Documento para el debate de la Ley de Educación Nacional del 2006  encontramos con relación a la diversidad en general, que esta ley busca promover la plena  participación de las lenguas y de las culturas  en el proceso de enseñanza y aprendizaje,  reconociendo a la diversidad sociocultural como atributo positivo de una sociedad,  asumiéndola como una riqueza. Esta reforma cree imprescindible preparar a todos los  estudiantes con los recursos cognitivos necesarios para conocer la diversidad y las diferencias  culturales existentes en sus entornos; para percibir y analizar las desigualdades sociales en  las que a veces se traducen las diversidades anteriores; para  criticar dicha traducción y  construir propuestas de transformación. Si bien no habla específicamente de la diversidad en  cuanto al aprendizaje, sobre la misma dice que cada sujeto tiene derecho a recibir educación  conforme sus particulares necesidades. Y dice que para que realmente haya una igualdad de  oportunidades en el acceso y permanencia al sistema educativo, se debería atender a la  inclusión de estos niños.

A su vez, esta ley también habla sobre la democracia y dice que la base de la misma es el  ejercicio activo de la ciudadanía y el respeto irrestricto por los derechos humanos. Esto  significa que la escuela debe ser un lugar donde reine un clima democrático y donde los estudiantes puedan ejercer sus derechos y aprender en la práctica cotidiana a organizarse y defenderlos.

Hasta aquí pareciera que ambos niveles están dispuestos a incluir la diversidad en las aulas, considerándola como un aspecto necesario para la humanidad, teniendo en cuenta que es a través de la interacción de las personas, con sus diversidades que las distinguen, que se genera el desarrollo no solamente económico, sino también intelectual, moral, espiritual y afectivo.

[1] Vease “Seis estudios de Psicología” por Jean Piaget. 1964.

[2] Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

[3] UNESCO. PROYECTO DE MARCO DE ACCIÓN SOBRE NECESIDADES EDUCATIVAS ES-PECIALES. Salamanca, 1994. Pag. 1.