Por Tatiana Stanislawowski.

 

La escuela “Heme Aquí”, que el 19 de junio cumplió 15 años de vida, lleva a cabo un método alternativo de enseñanza e integración para personas con necesidades especiales a través de la práctica del golf.

Inevitablemente al hablar de golf muchas personas se sienten excluídas, no sólo por desconocer acerca de este deporte tan poco popular en nuestro país, sino también por relacionarlo estrictamente con una clase social privilegiada. Varias encuestas y hasta su historia misma lo encasillan como una de las prácticas más “elitistas”; sin embargo pocos están al tanto de las obras benéficas que se realizan en su contexto. ¿Puede, entonces, un deporte catalogado “para unos pocos” brindar ayuda a otros sectores de la sociedad?

Tal como explica la docente nicaragüense Maribel Ochoa, aquella educación alternativa o emergente “debe responder a procesos que buscan mayor libertad, mayor participación y mayor involucramiento por parte de los grupos sociales de cara a sus propias encrucijadas o problemáticas”. Un claro ejemplo de ello en nuestro país es la Asociación Civil Sin Fines de Lucro “Heme Aquí”, que desde el año 1999 trabaja para la enseñanza e integración de personas con síndrome de down a través del golf.

 

Heme-Aquí-final1

 

 

Nos pusimos en contacto con la Directora y Fundadora de la escuela, Nora Goldfinger,      quien brindó una explicación por demás interesante sobre su tarea:

 

 

¿Cómo surgió la idea de crear este espacio?

Todo comenzó a partir del nacimiento de mi hija Vanina, quien tiene síndrome de down. Pensé que la integración y la educación eran los medios para que la sociedad les abriera las puertas a personas con este trastorno y decidí que el golf, deporte que yo ya practicaba, era un excelente medio para lograrlo.

¿Por qué el golf?

Es una actividad que favorece la inclusión debido a las particularidades que presenta: se juega contra la cancha, lo que permite que haya compañeros y no rivales; se disputa de forma lenta y tranquila, respetando los tiempos de cada persona; enseña reglas éticas de conducta, que luego son aplicables en la vida cotidiana; se practica en contacto con la naturaleza, exige muchas horas de concentración, favorece el ritmo cardíaco y fortalece los músculos.


heme aqui 2

 

 ¿Qué metodología de enseñanza utilizan?

Se llama Modelo Goldfinger, es una creación propia y que no existe en  ninguna otra parte del mundo. Fue un desarrollo que llevó bastante tiempo y  que se fue gestando a medida que avanzábamos y obteníamos excelentes  resultados. Conceptualiza a la persona como unidad Bio, Psico y Espiritual:  realizamos ejercicios de gimnasia, concentración y coordinación, junto con  canciones escritas especialmente,  trabajamos el autoestima y desarrollamos  los valores que nos enseña el golf para luego aplicarlos a la vida cotidiana,  como la conducta ética, el compañerismo y el cuidado del medio ambiente.

 

 

Heme Aquí es una Asociación Sin Fines de Lucro, ¿cómo  solventan los gastos?

Únicamente a través sponsors que colaboran. Es un tema delicado, ya que  nos cuesta mucho trabajo conseguirlos y mantener la escuela, dado que la enseñanza es totalmente gratuita. Toda mi familia está comprometida: mi hija mayor, Evelyn, escribe y canta las canciones; la menor, Melisa, es la coordinadora ejecutiva; mientras que mi marido, Luis, está encargado de las relaciones institucionales.

¿Qué evaluación hacés, tras 15 años de funcionamiento?

Heme Aquí ha creado un cambio en la sociedad. Cientos de familias y jóvenes fueron beneficiados con el programa; jóvenes que han variado su ubicación en el círculo de afecto de la familia, que han desarrollado una autoestima, un grupo de pertenencia, progresos en la coordinación y la concentración, que eligen libremente el golf como medio de integración y diversión, que han superado las trabas con las que nacieron y han encontrado un sentido para su vida. Esta no es una mera escuela de golf, es una escuela de vida donde a través de la “golfterapia”, con nuestro método Goldfinger, logramos modificar a estos chicos y a su entorno.

¿Cuáles son sus próximos objetivos?

Ante todo, que más chicos puedan sumarse a nuestra escuela. Estamos también desarrollando el programa de Instructores en la metodología Goldfinger, en el cual los alumnos pueden encontrar una nueva instancia en el proceso educativo donde ellos mismos se transforman en educadores. Nuestra misión, cada día, es abrir cabezas en la sociedad para lograr una plena aceptación de nuestros jóvenes desde las entrañas, el espíritu y la mente, lo que yo llamo “Inuspsiquis”.

Hoy, “Heme Aquí” cuenta con 110 alumnos distribuidos en siete escuelas: Palermo, Villa Adelina, Berazategui, Mar del Plata, Tandil, Colonia (Uruguay) y Punta del Este (Uruguay). Cinco de ellos, ya lograron obtener hándicap nacional.

En mayo de este año, la escuela fue seleccionada para participar en el Premio Génesis, por la contribución a la humanidad como innovadores sociales. El acto tuvo lugar en la ciudad de Jerusalem, con la participación de ONG internacionales, políticos, premios nobel y el Primer Ministro Netaniahu, entre otras autoridades destacadas.

Así mismo, en octubre se inauguró en nuestro país la Universidad Goldfinger, donde se lleva a cabo el Programa de Instructores.

Es evidente que el origen del golf contrasta con los valores y enseñanzas que tiene el deporte en sí. Desde su acción humanitaria y superación de preconceptos negativos, Heme Aquí también demuestra a la sociedad que el golf está más al alcance de lo que la mayoría cree.