Para quienes lo vivieron y para quienes se enteraron por los diarios. Buenos Aires fue noticia a mediados de abril porque se llenó de humo. En el noreste de la Argentina alguien quemó unos pastizales y el humo viajó casi 400 kilómetros e inundó la ciudad más grande del país. Todo, todo, todo estaba lleno de humo: plazas, calles y casas, donde el humo se metía por las ventilaciones impregnando de olor las cortinas y alfombras. No había forma de salvarse. Por la visibilidad debieron cerrar rutas y aeropuertos. Todos los condimentos de una película de catástrofe. Aquí compartimos unas fotos para que entiendas la magnitud del tema.

Todo era humo. Entraba por donde podían. También los subtes debieron cerrar. La venta de barbijos –que luego nos enteraríamos que no servían para nada- aumentó un 200%. Si llegabas tarde a algún lado y apurabas el paso te comenzabas a agitar. Toda la ciudad olía a asado… asado feo y quemado.

Los especialistas recomendaban no ir al gimnasio ni hacer actividades deportivas. No era bueno estar agitado y respirar hondo. No sabemos si podremos transmitir la magnitud del fenómeno –mitad trágico, mitad pintoresco- pero no exageramos: cuando decimos todo es todo lleno de humo.

¿Por qué empezó? Se originó por la quema de unas tierras. Dicen que quemarlas es la mejor manera de empezar de cero para luego cultivar algo allí. Pero se les fue de las manos. El Estado tampoco pudo resolver el problema: se les fue de las manos.

Y más allá de la postal, los especialistas aseguraron que se vivióLa peor contaminación de la historia en el área metropolitana, Pilar, Zárate y Campana. En algunas localidades hubo lluvia de cenizas. Juan Carlos Pigñer, director general de Control de la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad informó al diario Clarín luego del día más ahumado. “El nivel admisible de material particulado total en suspensión es 0,500 miligramos por metro cúbico durante una hora. Ayer, el nivel fue de 2,024 miligramos, es decir, se superó 4 veces el nivel admisible».

BubbleShare: Share photos – Play some Online Games.

Buenos Aires Smoked – Fabio Goldoni

BubbleShare: Share photos – Powered by BubbleShare

Fotos de Adam Boscoe

BubbleShare: Share photos – Powered by BubbleShare

La Ciudad velada – de åye

BubbleShare: Share photos – Powered by BubbleShare

Autores varios.

Foto 2 y 3: Malos aires y Buenos Aires, la ciudad del humo. Deloco085
Foto 4: La ciudad del humo de SoloFotones

Fotos 1 y 5: «Pucha que hay humo» y «Viernes, segunda parte». De Jotape

BubbleShare: Share photos – Play some Online Games.

De Ydnammmm

BubbleShare: Share photos – Powered by BubbleShare

Daniel Vercelli

Todas las imágenes publicadas en esta fotonota están bajo Licencia Creative Commons. Pueden ser utilizadas citando la fuente y para usos no comerciales