Biólogos, publicistas, licenciados en educación y hasta ingenieros industriales, entre otras disciplinas, pueden sumarse a un programa de tiempo completo y rentado, para dar clases en escuelas secundarias vulnerables. Es una iniciativa de la OSC Enseñá por Argentina, que busca promover la educación de la mano de jóvenes profesionales.

Enseñá por Argentina es una organización de la sociedad civil del país que surgió hace apenas un año. Su objetivo es motivar a alumnos de nivel secundario a confiar en sus propias capacidades y a estimularlos a proyectar un futuro con mejores oportunidades.

Para lograrlo, trabajan con jóvenes profesionales de diversas disciplinas a través de un programa de dos años, de tiempo completo y rentado, que consiste en dictar clases en escuelas secundarias vulnerables y en desventaja educativa.

“Queremos llegar a los que menos tienen para darles más y mejor educación. Y eso lo hacemos entrando en el aula con jóvenes profesionales que quieran y estén dispuestos a devolver a la sociedad todo lo recibido”, afirma Rosario Mateo Carrio, directora de desarrollo organizacional. “Si sos un profesional quiere decir que tuviste la opción de terminar el nivel medio de enseñanza, de ir a la universidad, de recibirte y tener un título. Nosotros queremos que estos chicos también cuenten con esa oportunidad”, asegura.

Estimular las ganas de aprender

En la organización indican que en la Argentina, el 50 por ciento de los alumnos no termina el secundario y que en zonas vulnerables, la deserción asciende al 75 por ciento.

El programa apunta entonces a colegios privados y públicos de todo el territorio argentino de zonas vulnerables, con altos porcentajes de repitencia y abandono; y con cupos docentes vacantes y de alta rotación. “Hoy estamos trabajando en cuatro escuelas de la Ciudad de Buenos Aires y en nueve del primer cordón del Gran Buenos Aires”, indica Rosario. “Queremos que los chicos tengan las oportunidades con las que nosotros hemos sido gratificados”.

Para ello invitan a jóvenes profesionales de distintas áreas a participar del programa. Pueden ser desde ingenieros industriales y biólogos hasta licenciados en educación. Lo que se requiere es contar con título universitario de una carrera de no menos de 4 años y haber presentado y defendido la tesis; tener nacionalidad argentina y comprometerse a trabajar como profesor por un período mínimo de dos años a tiempo completo en las escuelas que le sean asignadas. “Los profesionales ingresan a las instituciones educativas como docentes y reciben un sueldo por ello. No se trata de un trabajo voluntariado, es full time y requiere de mucho compromiso”, agrega la directora de desarrollo organizacional.

La selección de los futuros docentes se realiza por competencia. “Tienen que probar que son realmente líderes, capaces de motivar a 30 alumnos en contextos donde la vida claramente se termina en la esquina, en una realidad familiar violenta y compleja y en tratar de conseguir algo de dinero para sobrevivir. Tienen que despertarle a los chicos las aspiraciones por aprender y terminar el secundario”.

Enseña por Argentina tiene hoy 10 personas abocadas al trabajo institucional y 13 jóvenes profesionales trabajando en las escuelas. Su objetivo para 2012 es seleccionar a 40 más para aumentar el impacto en la calidad educativa, favorecer la permanencia de los alumnos e influenciar en sus “rendimientos académicos y ambiciones”.

Acompañamiento pedagógico

Una vez que el equipo de admisión de la fundación busca a los jóvenes profesionales en las universidades o a través de su página Web, y los selecciona a través de entrevistas y observaciones -que permiten identificar a las personas más idóneas para el rol-, les dan una capacitación intensiva de cuatro o cinco semanas durante el “Seminario de Enseñanza con Liderazgo” y apoyo continuo durante los dos años.

Laura de Jorge es la tutora de programa de la organización. Su trabajo consiste en observar las clases y acompañar a los jóvenes profesionales en todo lo que concierne a su desarrollo como docentes, desde lo metodológico y lo conceptual, hasta el manejo de clase y las estrategias. “Es un desafío porque en nuestro país los maestros y las escuelas no están muy acostumbrados a que se los observe en las clases”, argumenta.

Además, en la organización existe un área de formación que se ocupa de brindarles a los profesionales un espacio que es quincenal donde se trabajan las problemáticas áulicas, como la falta de integración social, problemas de aprendizaje, apatía y desmotivación. Según Laura, esas son las constantes en los chicos. “Los jóvenes que se suman al programa brindan un acompañamiento y una proceso de capacitación en las distintas dificultades educativas que, en las escuelas por contar con bajos recursos, generalmente no pueden brindar”, explica.

Los jóvenes que hayan transitado el proyecto a lo largo de los dos años, también cuentan con la opción de seguir completando sus estudios y dictar clases. Es decir que pueden también recibirse como docentes.

Los interesados en aplicar al programa pueden inscribirse a través del formulario de la página Web.

Hacerse cargo de la educación

Enseñá por Argentina hoy llega con su programa a alrededor de mil alumnos. Busca que los chicos no sólo logren la “permanencia y egreso” de las instituciones educativas, sino que además promueven la mejora de la calidad del aprendizaje y trabajan para que se les presenten “reales oportunidades de ingresar a una universidad y recibirse”.

Generar el cambio desde lo más básico. Estimular la importancia de la educación de la mano de los jóvenes, los mismos que hace años atrás también estuvieron en un banco de colegio y lograron llegar a ser profesionales. Incentivar a alumnos de enseñanza media a superar su nivel de aprendizaje, estar dispuestos y tener las habilidades necesarias para enfrentar grandes desafíos con soluciones creativas, son algunas de las metas que se propone la organización.

“Queremos sumar el compromiso de distintos actores de la sociedad para generar una transformación educativa –enfatiza Rosario-. Sin educación no hay construcción de futuro ni de largo plazo. Los chicos tienen que tener la responsabilidad de aprender y de hacerse cargo de su aprendizaje”.

¿Te gustó esta nota? Suscribite clickeando acá

+Info

Un poco más acerca de la organización:

Enseñá por Argentina

Encontrá a la organización en Facebook y seguila en Twitter