[poll id = “2”]

¿Sabés que para producir 400 gramos de pan se necesitan 550 litros de agua? A ese ritmo, el agua que se consume es cada vez mayor y se teme por el futuro del denominado líquido de la vida. Mientras algunos ponen purificadores para que no quede ninguna partícula impura -y hasta los usan para bañarse- 1100 millones de personas no acceden a agua potable. Sólo el 2% del agua del mundo es potable ¿La crisis del agua aparece porque no alcanza o porque los recursos están mal repartidos?. Se calcula que para resolver la escasez se necesitan 10 mil millones de dólares, que por ahora no están… o se usan para otra cosa

Me considero una persona con suerte: el agua de mi canilla sale transparente, sin casi sabor y nunca la olí pero, creería, no tiene ningún perfume particular… Casi me atrevería a asegurarlo: ¡Tengo en casa un agua que cumple la regla de las 3 “i”!: es “incolora, inodora, e insípida”, como aprendimos en el colegio…

Pero aparentemente mi mamá no se conforma con esto. Vino un señor el otro día, nos tocó el timbre: “Buen día Señora., vengo a ofrecerle un purificador”. Vos lo debés conocer. Es ese aparatito que se coloca en las canillas de tu casa y -en las categóricas palabras del vendedor- “absorbe las impurezas químicas y bacteriológicas (pesticidas, metales pesados, cloro, bacterias y virus) así como las sustancias aromáticas y odorantes desagradables”.

Hay gente que tiene estos aparatitos en la ducha y no se baña si no es con su agua ultra purificada. Hay gente que no toma agua si no es mineral y hasta gente que hace hidroterapia para tener la piel más humectada. No veo nada de malo en todo esto. Pero también hay gente -mucha gente- que no tiene acceso a este servicio tan esencial y básico para la vida.

Dos partículas de oxígeno, una de hidrógeno…H2O, la más famosa de las formulas químicas.¿Que hay detrás del tema del agua? Todo lo que siempre quisiste saber -o mejor dicho lo que seguramente nunca te preguntaste- y vale la pena conocer de esta temática.

¿Qué propiedades debe tener para ser considerada potable? El Código Alimentario Nacional argentino establece: “Con las denominaciones de Agua potable de suministro público y Agua potable de uso domiciliario, se entiende la que es apta para la alimentación y uso doméstico: no deberá contener substancias o cuerpos extraños de origen biológico, orgánico, inorgánico o radiactivo en tenores tales que la hagan peligrosa para la salud. Deberá presentar sabor agradable y ser prácticamente incolora, inodora, límpida y transparente”. Y a continuación lista una serie de características físicas, químicas y microbiológicas que debe cumplir.

Ahora bien, aunque nuestra Constitución y numerosas leyes nacionales y provinciales reconocen y regulan el derecho a tener agua potable, éste es violado en una enorme cantidad de casos.

La legislación internacional también contempla ampliamente algunas garantías. El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales -ratificado por 145 países, incluida la Argentina- señala que el acceso al agua es un derecho humano fundamental.

Además, entre tantos otros ejemplos, el artículo 24 de la Convención de los Derechos del Niño dice que los estados deben asegurar el acceso al agua potable a todos los niños. Pero, ya lo sabrán ustedes, como dice el famoso proverbio “del dicho al hecho hay un gran trecho…”.

Tristes postales cotidianas: barrios enteros sin acceso al agua potable, sin acceso a los servicios mínimos de sanidad, gente que se ve obligada a consumir agua contaminada, etc. Agua contaminada, con bacterias peligrosísimas, coliformes fecales, por ejemplo, se encuentran a menudo al analizar el agua de muchísimas zonas. No pensemos en el famoso Río Ganges de la India, donde los pueblerinos se bañan sin importar que circulen cuerpos flotantes. Esto pasa acá cerca, y a unos pasos de nuestros hogares. El caso de la Villa 31 en la zona de Retiro, a unas cuadras del Obelisco en Buenos Aires, es emblemático.

¿De dónde proviene el agua que consumimos?

Se extrae de fuentes superficiales, como ríos, esteros y embalses y de fuentes subterráneas, para las cuales se construyen sondajes de gran profundidad. Luego es tratada por las empresas de servicios sanitarios para hacerla apta para el consumo humano.

Los humedales se encuentran entre los ecosistemas más productivos del planeta. Son fuentes de diversidad biológica, que aporta el agua y la productividad primaria de la que innumerables especies de plantas y animales dependen para sobrevivir.

A menudo se dice que las montañas son “depósitos de agua” de la naturaleza, porque . gracias a su tamaño y forma, interceptan el aire que circula por el planeta, éste asciende a alturas donde se condensa y forma nubes que producen lluvia y nieve. Cada día, una de cada dos personas en el mundo consume agua de montaña. Yo como mendocina entro claramente en esta categoría, y los inviernos en que nieva poco ya sabemos de antemano que va a faltar el preciado líquido de la vida.

La huella de agua…

Así se llama un proyecto que consiste en sumar el uso real del agua de un país a través de una herramienta de cálculo, o su “huella hídrica” (“water footprint”), equivalente al total de la suma del consumo doméstico y la importación de agua virtual del país, menos la exportación de su agua virtual.

Hay numerosos usos del recurso hídrico que no solemos tener en cuenta al pensar en el tema. Aquí algunos ejemplos.

El uso industrial es uno de los principales y de los más demandantes. ¿Sabías que para producir una taza de café se requieren 140 litros de agua? Y que 550 litros es la cantidad de agua necesaria para producir suficiente harina para una ración de pan (400 gramos). La producción de 1 litro de leche requiere 1000 litros de agua. La producción de 1 kilo de:

•arroz requiere 3.000 litros de agua
•maíz requiere 900 litros de agua
•trigo requiere 1.350 litros de agua
•carne requiere 16.000 litros de agua

Y una perlita: el turismo de golf tiene un gran impacto sobre la extracción de agua. Un campo de golf de 18 hoyos puede consumir más de 2,3 millones de litros diarios.

El mundo sufre la falta de agua

Existen declaraciones sobre derechos humanos en las Naciones Unidas que hablan del derecho a la vida (artículo 3). Por lo tanto el agua es un derecho universal, ya que sin ella no es posible la vida. Se puede vivir hasta 40 días sin comida, pero solo 5 sin agua.

•El 54% de la población africana no tiene acceso al agua potable.
•2600 millones de personas no tienen conexión a red cloacal
•1100 millones de personas no acceden a agua potable
•Sólo el 2% de toda el agua del planeta es dulce, y de ella, menos de la mitad es apta para uso humano (ONU).

Algunos creen que la crisis actual del agua está dada porque no hay suficiente para todo el mundo. Desde el PNUD rechazan esta idea tajantemente y plantean que el problema tiene un origen más incómodo para las elites políticas mundiales: la pobreza y la desigualdad .

Por otro lado, el plan de Acción Mundial del Informe sobre Desarrollo Humano estima que necesitamos al año 10 mil millones de dólares para alcanzar los objetivos de desarrollo del Milenio y mejorar notablemente el acceso a agua limpia y servicios de saneamiento para todos los habitantes del planeta. Aunque 10 mil millones suenen a mucho dinero, los gobiernos del mundo gastan esa cantidad en equipos militares ¡cada ocho días! Imagínense los resultados si usáramos un pequeño porcentaje de los gastos militares para proporcionarles servicios de saneamiento y agua limpia para todos.

Definitivamente, el tema brinda mucha tela para cortar. Es importante no dejar de mencionar las consecuencias políticas que acarreará un mundo con agua pura para unos pocos y agua podrida para la mayoría. El costo del servicio será cada vez más caro y las desigualdades se acentuarán al interior de las sociedades de una manera insostenible. El bien natural más preciado para la vida humana no puede estar sujeto a las leyes del mercado como si fuera un bien de lujo.

El cambio climático demuestra que la situación crítica persistirá en el largo plazo. En algunos lugares del planeta, como Australia o España, las sequías se hacen costumbre y el temor al desabastecimiento crece. El panorama es poco alentador. Sin embargo, la clave pasa por la concientización. Si se logra instalar en la agenda de los medios y de la dirigencia política -como está instalada la del petróleo- la mitad del camino estará recorrido. Pero una vez más, la salida está en la capacidad de presión y resistencia de todos.

.