Por Magalí Ostrovsky

Hablemos de «Redes sociales»:

Es común observar en la actualidad cómo las redes sociales influyen en las relaciones entre adolescentes, allí se comparten situaciones concretas, estados emocionales, todo tipo de intereses. Esto sucede ya sea con fotos, videos, escritos propios o con algún otro tipo de originalidad creada por ellos (herramientas y aplicación para ello no faltan).

La mayoría de los jóvenes utilizan estos medios como amparo, resguardo, ya que enfrentarse con la realidad de establecer relaciones e intentar lograr cierta popularidad, impuesta por el entorno social, en su grupo de pares no es una tarea fácil de realizar y mucho menos en esa etapa de la vida. Etapa abierta, de cambios, de pasajes, de despertares, donde la construcción de la personalidad se va estructurando mediante procesos identificatorios con otros. Estos procesos implican la asimilación de diversos aspectos, atributos o propiedades de uno distinto a sí mismo, ¿Podríamos denominarlo en este contexto un “otro virtual”? Las redes sociales se van colmando de noticias y novedades en un espacio y descarga (1)tiempo determinado el cual es compartido por muchos jóvenes de la misma edad, logrando  un ámbito de contención emocional y afectiva. Los antiguos encuentros en la calle, en los bares, en las plazas, son reemplazados actualmente por las redes sociales.

Esta búsqueda constante de los adolescentes por sentir la aprobación de un “amigo” respecto a sus gustos, su estilo, su forma de pensar, sus acciones, puede desembocar en situaciones de competencia entre ellos. Coexisten en una realidad semi-virtual.  Tal como plantea el investigador y profesor Carlos Skliar: “Vivimos nuevos tiempos de desorientación cultural. De conformación de nuevas identidades, de exclusión social, de globalización. De aferrarse a las pocas identidades disponibles o estallar en fragmentos”

De este modo surge preguntarnos ¿Existe realmente una ruptura de los lazos sociales donde los mismos se vuelven más frágiles e inestables o por el contrario se conservan interactuando mediante las redes sociales?

Llevándolo a la práctica escolar, explícitamente en las primarias, las redes sociales están muy presentes en el marco institucional. La comunicación docente-estudiante extracurricularmente está en pleno auge de cambio gracias a estas nuevas formas de interacción. Se observa hoy por hoy en algunas escuelas primarias, cómo maestras de segundo ciclo se vinculan con los estudiantes  mediante estas redes ya sea para proponer alguna tarea, para recordarles sobre alguna actividad o mismo compartiendo una publicación de algún trabajo realizado por ellos mismos provocando una serie de debates entre todos sobre estas diversas variantes.

Se generan de esta manera cambi10599_967_544os significativos en la pedagogía actual. Los docentes y los estudiantes además de encontrarse dentro del aula, en un lugar y tiempo concreto, con sus uniformes, guardapolvos, bancos, pizarrones y útiles escolares; van descubriéndose en un nuevo  espacio, por fuera de la cotideaneidad. Virtualidad que lleva a cada uno de ellos, tanto maestros como estudiantes a desafiar y desafiarse a sí mismos, a comprender,  a afrontar e instaurar estos nuevos paradigmas globalizantes desde sus lugares y sus roles, desde sus saberes y sus resistencias, desde sus propias identidades.