¿Qué pasó la primera madrugada de 2012 en la casa de la familia Soria? ¿Cómo avanza la investigación? Opinión Sur Joven te muestra la actualidad del intrigante caso del gobernador que murió asesinado.

La mayoría de los guionistas de cine o escritores de novelas policiales tomaría con muchísimo entusiasmo la posibilidad de escribir sobre el asesinato de un gobernador. No sería extraño que en 10 años el caso Soria sea llevado al cine ya que, como todo caso policial controvertido, abre el juego a los rumores, las sospechas y las dudas. En síntesis, tiene todas las características básicas de cualquier policial negro. En la madrugada del primero de Enero de este año una noticia conmocionó a todos los argentinos, pero en especial a los rionegrinos. Alrededor de las seis de la mañana empezó a circular en las redes sociales y en algunos medios televisivos que había muerto el entonces gobernador de la provincia argentina de Río Negro, Carlos Soria. En primera instancia hubo dudas en cuanto a los hechos, pocas horas después ya se sostenía que había sido asesinado por su esposa, Susana Freydoz. El mandatario, del Partido Justicialista, llevaba apenas veintiún días en el poder y representaba una rotación política histórica en la provincia patagónica tras veintiocho años ininterrumpidos de mandatos de la Unión Cívica Radical. El episodio tuvo un impacto inicial muy fuerte a nivel nacional e internacional y, si bien ha bajado la intensidad en la cobertura, varios medios de comunicación aún hoy están pendientes de cómo avanza el caso. En el ámbito judicial y mediático nadie acalló ningún detalle u opinión de la tragedia.

El Gobernador (que antes había sido ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires y Secretario de Inteligencia de la SIDE) movilizó a la provincia en los 21 días que estuvo en el poder. Se destaca su gestión para que la Legislatura provincial, con mayoría política de su partido, derogara una ley que prohibía el uso de cianuro en la minería e hizo sancionar una ley de disponibilidad para todos los empleados públicos que implicaba la pérdida de 20 mil puestos de trabajo. Para gran parte de los 600 mil rionegrinos Soria iba a personificar la idea del cambio, para otros representaría el costado más conservador del peronismo local. Ambos presagios se frustraron después del fulminante balazo que recibió en el pómulo izquierdo.

Rumores sobre la noche fatídica

¿Qué sucedió la noche de año nuevo en la chacra familiar de Paso Córdova, ubicada a pocos kilómetros de General Roca? La hipótesis más fuerte, sostiene que después de la cena de año nuevo la pareja discutió, se violentaron. En la finca en la que fue el episodio mortal había varias armas de fuego (Soria era devoto de la caza de animales) y una de las armas, de la que salió el disparo recibido por Soria, estaba guardada en el dormitorio matrimonial. Circulan otras versiones pero están más cerca de ser rumores que hipótesis serias, son más débiles y circulan en el off the record de la sociedad rionegrina. Entre esas versiones están las que adjudican el homicidio a alguno de los hijos por problemas intrafamiliares. Otras sostienen que la autora efectivamente fue Freydoz y que el móvil estaría relacionado con que se había develado recientemente una relación del Gobernador con una amante. En las primeras horas posteriores a la tragedia también se barajó que pudiese tratarse de un atentado cometido por alguien externo a la familia, lo que se descartó inmediatamente porque la chacra estaba celosamente custodiada y fueron los mismos custodios quienes dieron aviso de los sucedido. El gobierno rionegrino desde el primer momento denominó al hecho como un “accidente doméstico”, un término que fue duramente cuestionado.

La viuda, única sospechada e imputada en la causa, es acusada de homicidio agravado por el vínculo. La causa fue elevada a juicio oral y público ante un tribunal colegiado de la segunda Circunscripción Judicial con sede en la ciudad de General Roca. La Cámara que recibe las actuaciones está presidida por el juez Carlos Gauna Kroeger y también la integra Emilio Stadler, quien deberá excusarse en el juicio por haber sido el juez instructor del caso y, por ende, haber formado parte de la investigación de la primera instancia del proceso penal. Está vacante el lugar del tercer integrante del tribunal y de no cubrirse mediante concurso antes de la fecha de juicio, deberán convocar un subrogante o suplente. La causa pudo ser elevada a juicio rápidamente gracias a que el abogado defensor de Freydoz, Alberto Richieri, no planteó oposición ni pidió el sobreseimiento en esta etapa del proceso.

Susana Freydoz permanece internada desde Enero y está bajo vigilancia policial en el ala de salud mental del hospital público de Cipolletti por orden del juez Emilio Stadler. Río Negro cuenta con una ley de Desmanicomialización, es decir, todos los pacientes internados en psiquiátricos –cosa prohibida en la provincia patagónica- son derivados a Hospitales Públicos con el criterio de reinsertarlos en la sociedad y que la familia no los abandone.

Stadler pidió que intervenga el perito oficial de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Rizzo, que es un experto nivel nacional del Cuerpo Médico Forense y también participa, como perito de parte (es decir de Freydoz), el psiquiatra Carlos Cornaglia quien considera que Freydoz por su salud mental no puede ser imputada. El fiscal de primera instancia, Miguel Fernández Jadhe, fundamentó contra Freydoz con una serie de evidencias y afirmó que “el perito oficial (Rizzo) no la considera inimputable; la considera imputable”. Rizzo determina que es imputable porque “comprendía la criminalidad de los hechos”. La evaluación que la cámara realice sobre el estado en que se encontraba Freydoz será clave. Si la encuentra imputable corre el riesgo de afrontar una condena a prisión perpetua. De no mediar problemas administrativos o técnicos, el juicio se podría concretar en la segunda mitad de este año.

La polémica generada después del asesinato fue inmensa y dio lugar a situaciones muy particulares. Por ejemplo, en los primeros días posteriores a lo sucedido el mismísimo presidente del Superior Tribunal de Justicia de Río Negro, Víctor Sodero Nievas, quien no tenía ni tiene incumbencia en el caso declaró que: “No hay ninguna duda que es un homicidio”. Asimismo descartó que se trate de un accidente doméstico, como sostuvo el Poder Ejecutivo provincial. Sus declaraciones fueron condenadas tanto por distintos medios de comunicación como por la sociedad y el entorno de Carlos Soria pero dejaron sembradas dudas en cuanto a los episodios y la situación judicial del caso.

Martín Soria, hijo del Gobernador y Susana Freydoz, es intendente de General Roca. Calificó a la muerte de su padre como “una desgraciada fatalidad” que los sumergió en una tragedia familiar e institucional, pidió que no se haga demagogia con la muerte de su padre y castigó los dichos de Sodero Nievas. Amenazó al juez con que tendría que dar explicaciones y luego afirmó que el magistrado “se va a ir como rata por tirante”.

Lo que vino luego

Soria fue sucedido por su vicegobernador, Alberto Weretilneck, del partido Frente Grande. Weretilnek ha seguido el camino trazado por Soria. Sostuvo gran parte de su gabinete y dio continuidad al escaso número de políticas comenzadas. Al mismo tiempo, no ha dado indicios de involucramiento oficial en la causa y dejó a Martín Soria como sucesor en las incumbencias tanto familiares como judiciales. A más de cien días muchos son los interrogantes que impiden perfilar, contener y describir en términos objetivos esa situación, no ya en la actualidad, sino en el futuro. Quizás el juicio lo posibilite. Quedan, en tanto, muchas dudas sobre el caso. Entre ellas la salud mental de Freydoz y los alcances de la internación ¿está Freydoz está apta para afrontar normalmente un juicio oral y público? con la enorme carga que tiene en la provincia la figura de Carlos Soria, ¿la imputada goza de las plenas posibilidades de una defensa adecuada a su libre albedrío? ¿Está asegurado para ella el debido proceso legal con el conflicto de intereses que conlleva?

Por el momento reina el suspenso y la espera por el juicio oral y público. Un importante número de rionegrinos considera que Freydoz saldrá impune por ser parte de la familia Soria. Hasta ahora, en la primera instancia, el peritaje de la Corte Suprema de la Nación como la acusación del fiscal instan a que sea no solamente imputada sino además condenada culpable. Las declaraciones y los datos que se recaben en la segunda instancia podrán dar indicios de qué postura seguirá la Cámara que finalmente dictará la sentencia.

¿Te gustó esta nota? Suscribite clickeando acá