Hoy se cumplen 31 años del desembarco argentino en Malvinas bajo la orden del dictador Leopoldo Fortunato Galtieri. Yo no había nacido pero cuentan innumerables voces, discursos y recuerdos que la Plaza de Mayo se llenaba seguido por esos días, que un gobierno autoritario y deteriorado encontró una fuerza inesperada en el nacionalismo.

Formo parte de una generación que no vivió la Guerra de Malvinas y que se vincula a las islas a través de los relatos. Una generación que buscará que se haga justicia en el sentido más esencial de la palabra, aquel que escribió alguna vez Domicio Ulpiano:  «la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno su derecho. Los derechos son honeste vivere,alterun non laedere et suum quique tribuere (vive honestamente, no hagas daño a nadie y da a cada uno lo suyo)».

Esta edición va dedicada a los caídos, a los pibes que fueron al frente pero también a todos los pueblos que no olvidan.

Edición especial de Opinión Sur Joven por Malvinas.