Donación de sangre igualitaria

El año pasado la Cámara de diputados de la Nación aprobó una iniciativa que impide que se realicen preguntas discriminatorias sobre las condiciones de género u orientación sexual a la hora de donar sangre. Sin embargo, el Senado aún no aprobó la nueva ley y en noviembre podría perder su estado parlamentario. Hasta ahora son cuatro las provincias que han eliminado de los cuestionarios las preguntas que refieran a “la orientación sexual del donante o al género de las personas con las que éste ha mantenido o mantiene relaciones sexuales”.

La serie de preguntas en polémica gira principalmente en si la persona que desea donar sangre mantuvo relaciones sexuales con personas de su mismo sexo, o si se mantuvo relaciones con una persona que haya tenido relaciones con alguien que tuvo además relaciones con alguien de su mismo sexo. La Federación Argentina de lesbianas, gays, bisexuales y trans (FALGBT) asegura que el impedimiento de donar sangre por parte de los varones gays es una de las denuncias que más se reciben.

“¿Tuvo usted relaciones sexuales con otro hombre?; ¿En los últimos 12 meses, tuvo Ud. relaciones sexuales con un hombre que tuvo a su vez relaciones sexuales con otro hombre?”, estos son parte de los interrogantes del formulario que el Ministerio de Salud de la Nación obliga a completar. La respuesta sí es un excluyente directo. Esteban Paulón, Presidente de la Federación Argentina de lesbianas, gays, bisexuales y trans, consideró que “se trata de un concepto antiguo que establece que la orientación sexual de una persona es un riesgo y no su conducta a la hora de relacionarse sexualmente.

Mientras tanto, las únicas provincias que modificaron el cuestionario fueron Santa Fe, Buenos Aires y Río Negro, el mes pasado la Ciudad de Buenos Aires se sumó a la lista. Desde el año 2000 la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), reclama que se modifique el cuestionario y el INADI y la Defensoría del Pueblo también se pronunciaron en contra de la normativa discriminatoria.

Por qué no, por qué sí

La Jefa de Hemoterapia del Hospital de Clínicas, Alejandra Velicce, planteó en su momento que toda persona homosexual, es decir incluso lesbiana o transexual, forman parte de los grupos de riesgo ya que según estadísticas “las enfermedades de transmisión sexual se da en ellos cinco veces más que en heterosexuales”, explicó. Dijo que en parejas homosexuales, a pesar de ser  estables y tener cuidados, se sigue contemplando como mayor incidencia de riesgo que en heterosexuales y que el cuidado apunta a las personas que reciben sangre y “no a la discriminación”, justificó.

Cristian Palacio, activista homosexual, le hizo una denuncia a un Centro de Hemoterapia ante el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) argumentando que la Ley se basa en el año 1977, estudios “viejos y estigmatizados”, precisó y añadió que “hoy cualquier ser humano está expuesto a enfermedades de transmisión sexual, sin importar su orientación sexual”. Palacio planteó que es un buen momento para replantear la “ley discriminatoria”, como él la llamó e indicó que son vistos como grupo de riesgo basándose en fundamentos que según expresó: “nos estigmatizan creyendo que solos [email protected] estamos [email protected] a enfermedades de transmisión sexual más allá de haber tenido sexo seguro”.

Advertencia de estudios recortados

Desde la comunidad homosexual refutaron advirtiendo que “los estudios se basan en algunos testimonios, ya que muchos homosexuales no salieron del clóset y ni siquiera se permiten hacerse los análisis, por lo que hay muchos heterosexuales infectados que no se los tiene en cuenta”, explicaron y agregaron que esto afecta también a las parejas formales de estas personas. Por ende afirmaron: “Son muchos más en la sociedad que responden a este supuesto factor de riesgo de lo que se cree” y denunciaron que la normativa debería focalizarse en los cuidados en vez de la orientación sexual.