La reforma electoral argentina pone de manifiesto otras formas innovadoras de participación cívica. Con el voto electrónico y la boleta única, surgen nuevas posibilidades de transparentar el proceso. Un periodista político menciona algunas claves para evitar el fraude electoral.

Ilustración: Fernando Rawe

Las elecciones de 2011 se presentan como un desafío para los partidos políticos, para sus candidatos y para los ciudadanos que tienen la obligación de votar. Esto se debe a que la participación electoral está cambiando de estrategia, mediante una ley que, entre varios aspectos, introduce a la boleta única y a las nuevas tecnologías como alternativas innovadoras de votación.

Varios países del mundo ya implementaron el uso de prácticas digitales para llevar a cabo elecciones políticas. Si bien las experiencias difieren de un lugar a otro en cuanto a los niveles de transparencia, la Argentina comienza a tener su propia experiencia en el campo de las innovaciones, aunque aún falten algunos estudios por hacer.

Una nueva ley para disciplinar el juego

No es casual la repercusión que alcanzó la ley 26.571, conocida como “Ley de democratización de la representación política, la transparencia y la equidad electoral”, que implica modificaciones en el sistema electoral e intenta dar una suerte de disciplinamiento al proceso en varios sentidos.

Como se mencionó anteriormente en un artículo de Opinión Sur Joven, la ley propone distintas innovaciones: En primer lugar, la digitalización del registro de electores, esto quiere decir, la introducción de tecnologías de la información, tener un padrón electrónico.

En segundo lugar, plantea la vuelta al sistema de financiamiento público de campañas electorales: la contratación de publicidad pasa a manos del Estado, que es el encargado de aplicar el criterio de la equidad ante los diferentes partidos políticos, para generar una competencia más justa.

En tercer lugar, modifica los requisitos que necesita un partido político para tener personería jurídica. La ley exige que la agrupación o espacio político que desea adquirir estatus legal debe haber contado por lo menos con la adhesión del 3% de los sufragantes en las últimas elecciones nacionales.

Durante los últimos años los partidos políticos proliferaron por doquier, lo que no sólo desorienta en muchos casos a los electores, sino que además complejiza al sistema. Con los límites a los partidos políticos se busca disciplina partidaria y evitar los “candidatos sorpresas” u “outsiders”. “Antes Argentina tenia más de 700 partidos y ahora ya hay un poco más de 500. Y con las primarias, el número se reduce aun más”, cuenta Hugo Pasarello Luna, fundador de Argentina Elections, un sitio donde se informa y analiza acerca de los procesos electorales en el país. “La ley obliga a que muchas fuerzas pequeñas se fusionen para subsistir y al mismo tiempo quizás logren canalizar más fluidamente su voz”, afirma.

En cuarto lugar, la ley presenta un nuevo desafío: la introducción de las primarias abiertas y obligatorias, que implican una competencia interna de pre candidatos en un mismo partido. La obligatoriedad reside en el deber de todos los ciudadanos de ir a votar por ese pre candidato, aun cuando no se esté afiliado a un espacio político.

Nuevas tecnologías electorales

La implementación de nuevas tecnologías en procesos políticos hace experimentar otras formas de participación cívica, que puede suponer el aumento de transparencia o de fraude electoral. Algunos países ya implementaron estrategias digitales en sus sistemas de votación, ya sea mediante máquinas digitales, el uso de Internet o a través de tickets electrónicos. Pero el resultado no siempre fue el mismo.

A nivel mundial, el empleo de métodos electrónicos se utiliza hoy en naciones como Brasil, Venezuela, India y Australia. Brasil, por ejemplo, en 1996 realizó su primera experiencia exitosa con el voto electrónico, y durante los siguientes años, fue avanzando progresivamente en está práctica. Durante las últimas elecciones presidenciales brasileras del 2010, en sólo tres horas, cerca del 90% del total de votos fue escrutado.

Sin embargo, otros países como el Reino de los Países Bajos, más específicamente la región de Holanda, tuvo una experiencia distinta. El 30 de octubre de 2006 el ministro del interior retiró la licencia de 1187 máquinas de votar porque el Servicio de Inteligencia Holandés demostró que se podían escuchar los votos desde una distancia de hasta 40 metros. Después de varios años de utilización de sistemas de votación electrónica, el gobierno anunció oficialmente la prohibición del uso de computadoras. Y en 2009, en Alemania, la Corte Constitucional se amparó en la falta de transparencia para prohibir el uso de máquinas de votación digital.

En la Argentina, en la provincia de Salta, durante las últimas elecciones se utilizó el sufragio tradicional con un nuevo sistema basado en la tecnología de la boleta de voto electrónico. Un tercio de los votantes pudo tomar contacto con las terminales de voto electrónico ubicadas en distintas localidades de la provincia. Si bien las autoridades electorales, tanto nacionales como provinciales, manifestaron su satisfacción por el funcionamiento del sistema puesto en marcha por primera vez a gran escala en el país, hay especialistas que postulan que existen riesgos de caer en fraude electoral. Esto se debe a que argumentan que no se puede asegurar que alguien que haya participado en la instalación, no haya hecho un diseño previo orientado a beneficiar a determinado candidato.

Como cualquier innovación o reforma que desee hacerse, existen ventajas y desventajas:

¿Las ventajas? El tiempo, en muchos aspectos. Las maquinas que se utilizan son realmente muy rápidas y despliegan todas las opciones posibles (votar una boleta entera, votar por categoría o votar en blanco), sin necesidad de tener una tijera a mano. Además, el conteo es mucho más rápido.

¿Las desventajas? El sistema es permeable a fraudes. Es difícil garantizar que el voto sea secreto, porque al mismo tiempo, se debe respaldar que ese voto fue el que la persona quiso emitir. Al ser electrónico, puede tener fallas y son pocas las posibilidades de detectarlas y solucionarlas.

Los procesos electorales son el contacto más cercano con la democracia y por eso es necesario tener siempre en claro qué y cómo votar. La implementación de cualquier nueva forma de votación requiere de análisis e información concisa, especialmente para quien este ajeno al diseño del proceso. Según Pasarello Luna, la clave para alcanzar la transparencia en el sistema electoral es “informar y comunicar a la ciudadanía y a los medios de comunicación todas las medidas relevantes”. En la Argentina por lo pronto, el director Nacional Electoral de la República Argentina, Alejandro Tullio, manifestó que se continuará estudiando sobre el proceso.

Informar para votar

Entrevista a Hugo Pasarello Luna, fundador de Argentina Elections, una iniciativa de jóvenes politólogos y periodistas que se presenta como una fuente de información y análisis acerca del proceso electoral en la Argentina.

Boleta única vs. Listas colectoras

En la Argentina, el debate sobre la implementación de la boleta única que mejore el sistema de boletas múltiples sigue su curso. En principio, la provincia de Santa Fe resultó pionera en su implementación durante las últimas elecciones primarias.

La experiencia tuvo dos caras: resultó positiva para los votantes, quienes demostraron entender fácilmente el nuevo sistema de votación, pero fue un problema para los presidentes y fiscales de mesa, ya que el recuento de votos fue más largo de lo esperado.

La boleta única es una opción para regular la disciplina en las contiendas electorales. En ella aparecen todos los candidatos y el votante selecciona mediante una cruz o tilde a quien desea votar. De esta forma, se solucionarían en principio los habituales inconvenientes como la falta de boletas de tal o cual partido, la disputa por su ubicación dentro del cuarto oscuro y la disparidad en el diseño -foto, tamaño de letra, tipo de letra, etc.-. El orden en el cual los candidatos aparecerán en la boleta única será sorteado por el Tribunal Electoral. También se suprimen las peleas entre los fiscales de mesa por acusación de robo de boletas y garantiza que el ciudadano tenga todas las opciones de candidatos al votar. El Estado es quien está a cargo de aportar el dinero para la impresión de las boletas de todos los partidos.

Lo más interesante de la boleta única es que acabaría con las “listas sabanas”. Esto significa que los diputados, senadores o concejales ya no serán electos por estar junto a una formula presidencial sino por propia elección del votante. Las listas colectoras, por el contrario, permiten que el integrante de una alianza que presenta candidatos para, por ejemplo presidente, pueda ir en una misma boleta junto a candidatos de otra categoría, por ejemplo gobernador.

Los desafíos son múltiples y complejos, lo crucial es reunir los esfuerzos como pueblo y como votantes para intentar hacer de un proceso electoral lo más transparente y justo. Las reglas del juego están definidas. Pero hay una ventaja: esta vez pueden ser modificadas y contribuir en lo que la participación cívica demanda.

Ilustración: Fernando Rawe

¿Te gustó esta nota? Suscribite clickeando acá

+Info

Algunos datos más para que tengas en cuenta en estas elecciones:

Argentina Elections

Información sobre las Elecciones Nacionales 2011

¿Querés saber más acerca de cómo resultó la implementación de la boleta única en Santa Fe? Ingresá a este link

Ley de democratización de la representación política, la transparencia y la equidad electoral

Elecciones reformadas 2011, un artículo de Leonardo Ruiz para Opinión Sur Joven

Informar para votar, una entrevista a Hugo Pasarello Luna, fundador de Argentina Elections