Opinión Sur Joven surgió como una respuesta tardía a la crisis económica y social de la Argentina en 2001. La premisa era –y es- que para los jóvenes argentinos en particular y latinoamericanos en general no había futuro. La mitad de la población joven es pobre. Hay crisis económica cada diez años y nuestras generaciones tienen la certeza casi absoluta de que estarán peor que la de nuestros padres. Movilidad social descendente, dirían

Esta revista digital busca darle una respuesta multidisciplinaria a esa falta de futuro percibida por muchos de nosotros. Desde búsquedas de trabajo o mejoras económicas personales hasta problemas vinculados con la angustia; desde problemas políticos de los países hasta las consecuencias del cambio climático en el medio ambiente… esos son los temas que vamos transitando para pensar y repensar el futuro que muchas veces parece esquivo.

Hoy, la crisis económica vuelve a golpear. Y otra vez la decepción, el malhumor generalizado. Otra vez se hace imposible planificar a más de tres o cuatro meses. Otra vez la incertidumbre, el no saber dónde estamos parados.

El dólar, el riesgo país, recesión, comerciantes que miran las calles más vacías. Gente que no sabe si va a tener trabajo mañana y dinero para comprar alimentos para sus hijos.

Otra vez la crisis. Palabra para desconfiar, como todas aquellas que no tienen diferencia entre el plural y el singular.

Otra vez la crisis. Pero esta vez es mundial y viene de los países más poderosos de la Tierra. ¿Cómo repercutirá en estas latitudes? ¿Cuál será el alcance que realmente tendrá? No lo sabemos.

Por eso, en Opinión Sur Joven seguiremos ofreciendo material para que los jóvenes podamos transitar este trance de la manera menos dolorosa posible. Ese es nuestro pequeño aporte.