Estados Unidos, el principal donante a nivel mundial, recortó en más de 8000 millones de dólares la ayuda externa para 2012. España redujo otro tanto. ¿Cuáles serán este año las prioridades temáticas de financiación?

La cooperación internacional es un proceso que contempla la inversión internacional pública y privada para la resolución de problemáticas sociales a través del otorgamiento de recursos humanos, financieros, tecnológicos…todos enfocados a la concreción de proyectos que promuevan el desarrollo humano, económico, político, social, cultural y el cuidado medioambiental de un país.

Los principios básicos que rigen a la cooperación son la equidad, la solidaridad internacional, el interés mutuo y la sustentabilidad de las iniciativas que impacten y hagan al progreso de la calidad de vida de las personas.

A través de los años y las distintas coyunturas mundiales, se van modificando las prioridades estratégicas de cooperación, y lo mismo sucede con el monto de los fondos que destinan los diferentes países u organismos.

Así, el ranking y el orden anual de aquellos estados que mayor cooperación otorgan varían de acuerdo al nivel de ayuda que estén dispuestos y/o en condiciones de dar.

La crisis en la cooperación

La crisis económica y financiera de Europa, sumada al impacto que produjo en el resto del mundo, determinó que los principales donantes internacionales de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD)realizaran evaluaciones en sus presupuestos; así como modificaciones en sus prioridades estratégicas.

En esta línea, España y Estados Unidos son dos de los países que decidieron recortar sus fondos.

España, uno de los estados europeos más afectados por la crisis, redujo en 654 millones de dólares su Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD). En comparación al comportamiento del resto de los estados de su continente que, en conjunto, incrementaron 7,5% respecto al año anterior los fondos destinados a cooperación internacional, y alcanzaron 128.720 millones de dólares.

A pesar de las medidas adoptadas, España es el séptimo donante a nivel mundial que destina cooperación en 50 países. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) aconsejó a España que centre su ayuda al desarrollo en un número menor de países para lograr un mayor impacto y priorice su cooperación en las poblaciones más pobres, según reveló el último informe del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD)del organismo.

Con la reducción de los fondos destinados a la cooperación, España sólo podrá destinar el 0,40% de su Producto Bruto Interno (PBI) y quedará lejos del 0,7% asumido por el gobierno para 2012. En el 2000 surgió una iniciativa de carácter global donde 189 naciones firmaron la Declaración del Milenio en las Naciones Unidas y se comprometieron a conceder el 0.7% de su Producto Bruto Interno (PBI) para la solución de los problemas que perjudican a los países en vías de desarrollo. Sin embargo, con la crisis financiera mundial se vio afectado el incremento de ayuda proveniente de la cooperación internacional.

Por su parte, Estados Unidos, el principal donante a nivel mundial, recortó más de 8000 millones de dólares de la ayuda externa para 2012 y destinará sólo cerca de 42000 mil millones de dólares a programas relacionados a la ayuda internacional, según el presupuesto aprobado por el Congreso en diciembre pasado.

Los gastos de funcionamiento de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) también se redujeron con un total de 1000 millones de dólares para gastos del funcionamiento de la agencia y 225 millones para cubrir los costos de operación en el extranjero. Esto significa que se asignaron 156 millones de dólares por debajo del presupuesto solicitado por el presidente, Barack Obama.

Más presupuesto para la cooperación

No todas son malas noticias. Hay dos países que sin embargo reevaluaron sus prioridades e incrementarán su ayuda en épocas donde la crisis golpea con más fuerza a los países subdesarrollados. Suiza y Finlandia son dos ejemplos de ello.

En el caso de Suiza, que es uno de los principales donantes internacionales de la Argentina, espera destinar el 0,5% de su Producto Bruto Interno (PBI) en asistencia oficial al desarrollo para el 2015. En tanto, la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE, por sus siglas en inglés) se focalizará más en estados frágiles y en la transición de programas de ayuda al desarrollo para lograr una mejora en los países y aumentar sus propios recursos.

Por su parte, Finlandia aumentará su presupuesto de cooperación internacional, aunque prevé congelar los fondos para 2013, según sostuvo Heidi Hautala, el ministro de Finlandia para el Desarrollo Internacional.

Cooperar en la Argentina

La Argentina se presenta como un país dual. Según indica la Red Argentina para la Cooperación Internacional (RACI) en su Manual de Cooperación Internacional, el país es “un territorio lleno de riquezas naturales, industrias prósperas y gran capacidad económica, pero también cuenta con una población distribuida de forma muy desigual, una escasa distribución de la riqueza, casos de abandono y renuncia social a los propios derechos; una población con grandes diferencias económicas, sociales y políticas en las distintas provincias”.

Sin embargo, se menciona, esta visión dual de la Argentina rara vez trasciende al foro internacional, o lo hace en términos de temáticas puntuales, y provoca que el país no sea destinatario de cooperación internacional.

Es precisamente debido a la problemática del crecimiento irregular de la Argentina que se torna imperiosa la articulación, el debate y el esfuerzo conjunto entre el Estado, los Agentes de Cooperación Internacional, la Academia y las organizaciones de la sociedad civil, de manera que se pueda dar respuesta a todas las problemáticas de la agenda, trabajando con las herramientas actuales y haciéndolas cada vez más eficaces y eficientes, sin necesidad de reinvertir en la exploración de nuevas formas de trabajo.

¿Te gustó esta nota? Suscribite clickeando acá