Argentina, el país en que se desarrolla mayoritariamente esta publicación, no está pasando por un buen momento. Por eso, éste será tal vez el editorial más corto que hicimos o haremos desde este revista digital, porque creemos que cualquier palabra de más puede sonar tendenciosa.

El Gobierno aumentó un impuesto –justificado o no- y al sector agropecuario no le gustó –justificado o no-. Sin ponernos de ningún lado del mostrador, queremos decir basta… la Argentina necesita seguir adelante: no podemos vivir en este estado de frustración y confrontación permanente. No nos importa quién tiene razón. Es necesario un diálogo franco y sincero, sin ningún tipo de condicionamientos y sin importar lo que pase fuera de la mesa de diálogo. Esto se tiene que solucionar ya, cueste lo que cueste.

No lo decimos ni desde un lado ni desde el otro. Simplemente desde la posición de jóvenes que estamos hartos de este conflicto que no va para ningún lado. Aquellos que quieran entender un poco más qué está pasando acá una nota de Clarín, de cuando empezó el conflicto. Y acá una nota que lleva a cómo ven el tema los diarios del mundo.