4En la Argentina se entregaron cerca de 1.800.000 netbooks con la idea de acortar la brecha digital en las escuelas. En tanto, Uruguay, fue el primer país de la región en promover el acceso a la información para mejorar la calidad educativa. Desafíos de políticas públicas 2.0.

La era 2.0 intenta llegar a todos por igual. Los esfuerzos gubernamentales para acortar la brecha que plantea la globalización encuentran su expresión en políticas públicas educativas destinadas a la mejora en el nivel de enseñanza de los niños. ¿En que consisten estas tendencias? ¿La entrega de netbooks a los alumnos implica una mejora en el sistema académico de nuestra región?

Ante el avance de las dificultades de acceso a las nuevas tecnologías que experimentan los pueblos en América Latina, la idea de distribuir computadoras portátiles toma sentido. Los desafíos implican saber administrar bien los recursos, las capacitaciones, el uso adecuado de las computadoras y que el alcance del programa sea el mayor posible.

La Idea Mater

Durante el Foro Económico de Davos en enero de 2006, el arquitecto estadounidense Nicholas Negroponte presentó el proyecto “One Laptop Per Child” (Una laptop por niño). El objetivo principal de la iniciativa era brindarle a cualquier chico del mundo la posibilidad del acceso a las nuevas tecnologías de la información para mejorar la calidad educativa. La novedad del programa era el bajo costo de las computadoras portátiles: se estimó un precio de USD 100 por unidad.

La idea de “One Laptop Per Child” llegó por la creciente desigualdad de oportunidades en la educación que se generaban a partir del desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs). A las personas con bajos recursos les resulta imposible acceder a una computadora a los precios del mercado. Así, con el programa, el foco entonces se centró en disminuir la brecha de acceso a las nuevas tecnologías y dar un salto cualitativo en educación.

El programa tuvo buena acogida en la región y se pensó en implementarlo en escuelas públicas. Cada gobierno tomó esta idea e intento adaptarla a sus necesidades específicas, con distintos fabricantes, distribuidores, hardwares y softwares.

El pionero “Plan Ceibal”

El ex presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, en abril del 2007 firmó un decreto que establecía la creación del Plan Ceibal (Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en Línea). Así, Uruguay fue el primer país de la región en implementar esta política inclusiva. Tal como lo afirmó el ex presidente, “el objetivo a largo plazo del Plan Ceibal es promover la justicia social mediante la promoción de la igualdad de acceso a la información y herramientas de comunicación para todo nuestro pueblo”.

Uruguay es uno de los países con menor población de la región, cuenta con aproximadamente 3 mil millones de habitantes y una tasa de escolaridad del 85%.

En una primera etapa, los alumnos y maestros de escuelas primarias públicas y privadas reciben computadoras portátiles XO diseñadas por Negroponte. Los datos daban a entender que este tipo de política educativa iba a ser exitosa, y no sólo que fue así, sino que termino por generar el efecto contagio al resto de los países de América Latina. A mediados del 2009 el Plan Ceibal llegó a todos los alumnos y maestros de Canelones, Montevideo y a su área metropolitana, a un total de 350.000 niños y 16.000 maestros aproximadamente.

Hoy la iniciativa se encuentra en su segunda etapa de ejecución, se planea llegar a todas las escuelas secundarias y técnicas. Quizá el mayor logro fue la continuidad del proyecto en el país charrúa y que no se haya puesto en tela de juicio durante los debates electorales antes de los sufragios en 2009.

Argentina y el programa “Conectar Igualdad”

Tres años más tarde, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner también firmó un decreto a través del que creaba el plan “Conectar Igualdad”. El programa representa mayores desafíos porque se trata de un país federal con una amplia extensión geográfica, menores tasas de escolaridad y una gran brecha entre quienes tienen acceso a las nuevas tecnologías y los que no.

El proyecto en la Argentina, está dirigido a alumnos y maestros de escuelas secundarias públicas del todo el país. Se trata de netbooks con sistema operativo Windows 7, distribuidas por la empresa nacional EXO, que cuenta con la función de “bloqueo por fuera de zona”, para asegurarse que el dispositivo sea utilizado en el área que le fue asignado.

A finales del 2011 finalizó la etapa II de la iniciativa, en la que se entregaron 1.799.358 netbooks entre alumnos y maestros de colegios secundarios.

La brecha educativa

La clave, finalmente, es saber identificar si los programas están destinados a disminuir la brecha educativa y no son utilizados como un instrumento de política asistencialista. Si y sólo si los gobiernos de nuestras regiones cumplen con esta condición, entonces la brecha entre quienes tienen acceso a las TICs y los que no, se reducirá considerablemente.

La entrega de computadoras portátiles per se no significa una mejora en la calidad educativa. Los planes deben ir acompañados de una política pública a largo plazo, capacitaciones a docentes y alumnos, e informes a plazo para saber resultados y practicar mejoras.

La educación es la base de todo, de eso se trata.

¿Te gustó esta nota? Suscribite clickeando acá