Por Sofia Carmona

Buscar un hijo puede ser para algunos muy fácil. Sin embargo hay parejas para las que se transforma en una preocupación rodeada de dudas y mitos populares.

Según el Dr. Nicolás Neuspiller, ginecólogo, Especialista en Tocoginecología y Medicina Reproductiva “Las causas de esterilidad pueden ser absolutas o relativas, existen causas de esterilidad femenina y masculinas. La esterilidad no afecta de la misma manera a ellos, que a ellas, y por tanto las causas tampoco son las mismas, aunque sí hay factores de riesgo que comparten ambos. Sin embargo giran en torno a la concepción un montón de mitos”. En el siguiente informe desmitificaremos algunas creencias populares:

  1. Levantar las piernas luego de tener relaciones sexuales aumenta las posibilidades de quedar embarazada. No existe ningún estudio científico que lo compruebe. Si una pareja tiene problemas para concebir deberán realizarse estudios médicos y tomar las precauciones que el médico recomiende.

  2. Buscar un bebé es suspender las rutinas físicas para favorecer la concepción. Mantener una vida sana siempre es positivo cuando uno busca tener un hijo.

  3. Las posiciones sexuales influyen en las posibilidades de quedar embarazada. Muchas mujeres creen necesario realizar un movimiento pélvico específico durante el acto sexual para favorecer optimizar la fecundación. Esto es falso. Si una mujer y un hombre son fértiles, las posiciones durante el acto sexual no afectan a la concepción.

  4. Adoptar un bebé cura la infertilidad ¡falso! Muchas veces la ansiedad traiciona a parejas que buscan un embarazo. Al adoptar un hijo, esta ansiedad disminuye, así las parejas se relajan y por eso podrían lograr la concepción con más facilidad.

fertilidad

Según Neuspiller “en una pareja joven y sana, sin problemas de fertilidad, cada encuentro sexual en periodo fértil tiene una media de 20-30% de tasa de éxito de embarazo, y al cabo de un año la tasa de embarazos en una pareja sin problemas es de un 85%. Es por esto que se aconseja esperar un año de relaciones sexuales sin protección para dirigirse a una clínica de reproducción, porque hasta entonces es posible que se produzca el embarazo natural de modo espontáneo.”

  1. Espaciar las relaciones sexuales aumenta la fuerza de los espermatozoides. Esta es una creencia muy común, sin embargo, no es cierto. Las posibilidades de concebir únicamente son mayores al momento de la ovulación femenina.

  2. Utilizar métodos de fertilización asistida sólo concibe embarazos múltiples. Por una cuestión ética y científica los médicos controlan la cantidad de óvulos que se fertilizan en la mujer, por lo tanto hay un cuidado y no necesariamente el embarazo será de más de un niño.

  3. Tomar jarabes para la tos favorece la fertilidad. La infertilidad puede deberse a muchos factores, debe ser estudiada por especialistas y tratada según las indicaciones de los médicos especializados en la materia.

  4. Los tratamientos de fertilidad son solo para millonarios. ¡Falso! En la Argentina por la Ley 26.862 y su decreto de reglamentación 956/2013, toda persona mayor de edad sin importar su orientación sexual o estado civil, puede acceder de forma gratuita a las técnicas y procedimientos de reproducción asistida. Esto es válido tanto para aquellos que se atienden en el sistema de salud pública como para quienes tienen obra social o medicina prepaga.

  5. La infertilidades sólo femenina. Falso. Tanto los hombres como las mujeres pueden teer problemas en su fertilidad. Según Neuspiller “Tanto la infertilidad masculina o infertilidad femenina, ambas se producen con la misma frecuencia en un 30% de los casos. Aunque en un 25% de las ocasiones los dos miembros de la pareja tienen problemas de esterilidad por lo que son causa mixta.”

  1. El alcohol y el tabaco no interfieren en la infertilidad. Esto es falso. Según Neuspiller “Existen una serie de hábitos sociales que por habituales o ya asumidos no se les da la verdadera importancia que tienen y que pueden condicionar la fertilidad de una pareja. De esta manera, la obesidad, el estrés, el tabaco, el alcohol o las drogas son factores que pueden afectar la cantidad y/o calidad de espermatozoides y ovocitos y por tanto condicionar la fertilidad, tanto natural como con tratamientos de reproducción asistida.”

neuspiller bio.jpg