Gente que milita, participa o intenta cambiar el mundo a través de Internet. ¿Es un fenómeno que llegó para quedarse? ¿Sirve para algo? ¿Qué aporta? ¿Qué ventajas y desventajas tiene? ¿Reemplaza a la política tradicional? ¿Podemos los jóvenes aumentar nuestra participación usando las tecnologías de la información?

Planeaba comenzar este artículo explicándote de qué se trata el “ciberactivismo”. Pero llegué tarde, vos ya lo conoces. Tal vez no por su nombre, pero me atrevo a decir que ya fuiste testigo, receptor y probablemente participante activo de este fenómeno.

Vamos a comprobar mi hipótesis. ¿Alguna vez reenviaste una cadena sobre temas políticos o sociales? ¿Te pusiste una vaquita en tu nick (apodo) de MSN o una consigna de apoyo al gobierno? ¿Estás en Facebook? ¿Dejaste un comentario en una nota de la edición virtual de un diario? ¿Tenés un blog donde colgás tus opiniones? ¿Adherís a las campañas virtuales de Greenpeace? Aunque no hagas nada de eso, igual seguís estando en mi “universo de interés” de hoy, porque para muchos, ya es ciberactivismo el simple hecho de estar leyendo esta revista virtual. Informarse es el primer paso para participar.

¿Ciber qué…?

Hace sólo un par de años hablar de un tema como éste hubiera sido de vanguardia. Me imagino esta nota en la décima sección de un diario, ésa que leen los “computer geeks” y las pocas chicas que se los quieren levantar. Pero Internet no deja de sorprendernos con su enorme capacidad de revolucionarse a sí mismo y a nuestra vida cotidiana.

“La red se ha convertido en parte de nuestras vidas. Nos permite comunicarnos, divertirnos, hacer nuestras gestiones, informarnos e informar. ¿Por qué no podemos también hacer política?”. Así empieza la carta de presentación de la Red de Voluntarios Ciberprogresistas del PSOE. ¿Tiene lógica no?

“El ciberactivismo no es una técnica, sino una estrategia. Hacemos ciberactivismo cuando publicamos en la red –en un blog o en un foro– buscando que los que lo leen avisen a otros –enlazando en sus propios blogs o recomendándoles la lectura por otros medios– o cuando enviamos un e-mail o un SMS a otras personas con la esperanza de que lo reenvíen a su lista de contactos. Por eso todos estamos abocados al ciberactivismo”, explicó David De Ugarte, uno de los mayores referentes del ciberactivismo a nivel mundial, cuando le preguntaron sobre la definición de este fenómeno.

Hoy hablamos de “ciberpolítica” o “política 2.0”, de “cibermilitancia”, de “ciberparticipación” y de “ciberactivismo”… el factor común en todas ellas es el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, especialmente Internet y la telefonía móvil, como un medio de expresión y participación social. Como explicaba David De Ugarte, todos estamos abocados al ciberactivismo. Sólo se trata de conocer mejor sus herramientas y animarse a usarlas. “No es una cuestión tecnológica, de edad o cultural. Se trata principalmente de una cuestión de ganas”, explica María Sol Tischik, 22 años, militante de Generación K, ciberactivista y bloguera. Ella, que además fue una de las impulsoras del portal informativo el Grito Argentino cuenta: “Hasta hace poco era malísima con la computadora, la usaba solamente para abrir el MSN”. María Sol estaba estudiando ciencias políticas en la UBA, cuando se enteró del curso “Blogs y Política”, organizado por Generación K . “Era un curso que se daba a través de una plataforma virtual, con una duración de tres meses en los cuales aprendías a utilizar las herramientas de la Web 2.0, no sólo como algo tecnológico, sino aplicado a todo lo que tiene que ver con lo social, con la comunicación política y con los liderazgos políticos y digitales”.

“Cada vez más se habla de los usos que adolescentes y jóvenes dan a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, especialmente Internet. Esos análisis y opiniones giran principalmente en torno a cuestiones de ocio, consumo y comportamientos poco éticos, pero rara vez se dice que cada día más jóvenes están participando socialmente, mejorando su comunidad y el mundo por medio de la red de redes ”. El comentario fue escrito por Damián Profeta, representante para América Latina de Takingit Global, como parte de un artículo trabajo sobre nuevas tecnologías. [1]. Presentado originariamente como parte integrante del trabajoJuventud y TICs: una relación con mucho futuro, realizado y publicado por el Portal de Juventud para América Latina y el Caribe en abril de 2007.

En síntesis, si tu vieja te dice que dejes de “boludear en la compu”, acá tenés con que contestarle. No sólo sirve para jugar, sino también para mejorar tu comunidad. ¿Todavía no te cree? Momento de bombardearla con ejemplos concretos.

Por los Chicos es una página web creada por un grupo de jóvenes que permite generar cientos de miles de donaciones de alimentos para comedores infantiles de Argentina con sólo hacer un click. Ecopibes es un portal educativo sobre medio ambiente que conecta a miles de niños, adolescentes y docentes de Iberoamérica. Podés contarle a tu mamita que enwww.TakingITGlobal.org interactúan más de 8000 jóvenes de América Latina y el Caribe, –¡y 203.870 del mundo entero!-, dando a conocer sus iniciativas sociales y creando proyectos y redes colaborativas virtuales.

Un ejemplo de ciberactivismo en la Argentina

El Campo Virtual

En este link se habla sobre cómo repercutió en Internet el conflicto entre el campo y el gobierno argentino

Nicks de MSN vs. Grafittis

María Sol Tischik hace una comparación: “Las cosas cambiaron, las unidades básicas no se llenan como antes. Es mucho más difícil pedirle a un chico de 17 años que se reúna a las tres de la tarde en la unidad básica de la otra punta de la ciudad, que pedirle que se siente un rato en la compu y escriba algo que piensa o siente; que construya, que aporte, que dé ideas, que milite desde su PC”.

Si tu mamá sigue dando vueltas por ahí preguntale qué piensa de la política. Si te tira algo por la cabeza, es señal de que hay mucho por hacer. Es que la política, en sus orígenes y hasta no hace mucho, fue una herramienta para mejorar las cosas. Pero ahora está desprestigiada. ¿Internet viene a reemplazar a la política tradicional? Según María Sol no. “El contacto cara a cara es irremplazable. Pero puede ayudar a cambiar, a mejorar las cosas que están mal y a reforzar el trabajo que se hace en el territorio”.

La cibermilitancia no sustituye las formas de participación presenciales, pero puede contribuir a generar cambios y a que más gente se acerque a la política. “La gente está pidiendo a gritos algo: se quiere expresar, está cansada de que manipulen la información, cansada de ver cómo la realidad aparece tergiversada de acuerdo a los intereses de grandes grupos económicos. Las páginas web, los blogs y sitios personales actúan como canalizador de esas ganas, de esa necesidad”, opina María Sol.

En la política actual rigen aún los liderazgos centralizados, Internet propone redes distribuidas. “Nadie depende de nadie en exclusiva para poder alcanzar a otro cualquiera con su mensaje. No hay filtros únicos”, explica Ugarte. Esto significa que hoy no sólo somos consumidores de información, también podemos ser productores de mensajes y de contenidos.

Barato, rápido y poderoso

Internet tiene además muchas ventajas prácticas. Según Sebastián Lorenzo, 33 años, co-fundador de la agrupación Generación K, actual Director Ejecutivo de la Fundación Generación Libre y reconocido ciberactivista argentino, las principales son: “El bajo costo para conectar a los militantes sin importar las distancias que los separen físicamente y la velocidad a la hora de transmitir mensajes en forma horizontal con herramientas de la web 2.0 como los blogs o wikies, o empresas como Youtube.com o Facebook.com. Otra ventaja importante se da en el marco de la formación de los cuadros políticos a distancia, con plataformas para el estudio online muy económicas o gratis”.

María Sol completa: “Internet permite que lo que vos haces pueda ser replicado en cualquier provincia, en cualquier lugar. Rompés con las barreras geográficas, de edad, culturales… Te permite llegar a un montón de lugares, que por una cuestión de costos y tiempos no podrías llegar”.

“Nuestro país esta a pocos años de la conectividad plena, esto significa que una PC será tan común como lo es hoy un teléfono celular. Hoy el celular es una herramienta tecnológica de uso cotidiano para la política, ya no se lo ve como algo externo a la militancia territorial (…) eso pasará finalmente con Internet, será una herramienta más, seguramente la más importante, para conectarse con otros militantes y llevar adelante trabajos digitales o territoriales”, explica Lorenzo. Los números lo demuestran: la incidencia de Internet en la sociedad está en claro ascenso: en el 2006 fue del 25%, en el 2007 más del 30%, y se calcula que para fines del 2008 alrededor del 50% de la población estará influenciada por el acceso a la Red.

Pero aunque el nivel de conectividad de la región está en aumento, sigue siendo bajo; continúa existiendo un gran desconocimiento sobre las herramientas digitales y su uso, y sigue generando resistencia y temor. “Lamentablemente, aún muchos demonizan a Google. Hay intelectuales de nombre que ridiculizan al MSN, docentes que prohíben los SMS, en fin, hay mucho temor”, dice Mario Lucas Kiektik, docente universitario especialista en redes sociales y los modos de virtualización. Y agrega: “Veo una fuerte resistencia, inútil por cierto, de los viejos medios o políticos a permeabilizarse por la electricidad digital. Desde regulaciones estúpidas sobre los derechos de autor a todo un modo de privilegiar la escritura y el habla sobre las redes sociales emergentes”.

Difundí mejor tus ideas

Ciber-Consejos

Acá te contamos cómo hacerlo

Otro problema: la cibermilitancia es participación, pero de baja intensidad. Hacer un click para opinar o para apoyar una campaña determinada ayuda pero no alcanza. No vas a cambiar el mundo con un click. Participar en la red y en el territorio, es mucho, mucho más. Aprovechemos el potencial que nos brindan las nuevas tecnologías al máximo.

Podés aumentar tu participación política y social enormemente. Pero para eso hace falta involucrarse, participar y compartir, distribuir entre tus redes, esas que empiezan con tus hermanos y tu mamá, y terminan… no sabemos donde… ¡esa es la magia de Internet!

+Info

Algunas notas para que leas:

El nacimiento del ciberactivismo político, de Antoni Gutiérrez-Rubí

Internet, Jóvenes y Participación, Damián Profeta

Nace la cibermilitancia: el blog reemplaza al aerosol

Entrevista completa a María Sol Tischik

Entrevista completa a María Sol Tischik

Entrevista a Mario Lucas Kiektik

Blogs de los entrevistados:

Generación K

El Blog de María Sol Tischik

Blog personal de Sebastián Lorenzo

Blog de Lucas Kiektik

La web de Damián Profeta

Más información interesante:

JUVENTUD Y TIC: una relación con mucho futuro

Web Política 2.0, un Blog sobre Recursos para la Organización y Movilización Política con base en TIC’s ]

Diario de Gestión, un sitio donde podrás encontrar web blogs de parlamentarios argentinos

Sitio de David de Ugarte

[1] Damián Profeta