Opinión Sur Joven es un proyecto nuevo e independiente; una revista digital que intenta ayudarte en algunos temas que te preocupan o pueden ser de tu interés. En este octavo número, te hablaremos de cómo armar proyectos para trabajar en tu casa o el rol del juego en la vida adulta. También te contamos sobre la vida en las cárceles y te ofrecemos un artículo sobre la psicología del liderazgo.

Opinión Sur Joven nace desde una organización sin fines de lucro, llamada Opinión Sur. Pese a ser “sin fines de lucro”, como todo proyecto, necesita un mínimo presupuesto para solventarse, lo cual se complica teniendo en cuenta que nuestra publicación es absolutamente gratuita y ni siquiera tenemos publicidades (ni queremos tener), como sí tienen los medios comerciales. En América Latina no estamos muy acostumbrados, tal vez porque tenemos necesidades más urgentes, pero en muchos países es más común que quienes están interesados en un proyecto (porque les gusta, porque les parece ideológicamente interesante o porque apuestan a él) hagan donaciones voluntarias para sostenerlo. Seguramente tu situación como joven (al igual que la de quienes escribimos estas líneas) no te permita aportar nada o casi nada: todos sabemos cómo se complica llegar a fin de mes. Pero existen otras formas de ayudar a que un proyecto crezca.

Esta revista digital se hace casi a pulmón y con muy pocos recursos… fundamentalmente, con el tiempo de los colaboradores que mes a mes nos ayudan en forma voluntaria a sacarla adelante. A todos ellos les agradecemos y mucho. Y sabemos que aún tenemos muchas falencias, por empezar el diseño de la revista que somos consientes que dista mucho de ser el mejor. Te decíamos que existen distintas formas de ayudar. Por eso, te invitamos a colaborar con este proyecto. Si sabés algo de diseño, informática, administración de sitios web o fotografía, te invitamos a participar y a ayudarnos a que Opinión Sur Joven crezca no sólo en contenido sino también en forma. Y si lo que te gusta es escribir, también sos bienvenido. Sólo mandanos un mail a [email protected]. Cualquier ayuda, por mínima que sea, para nosotros va a ser buenísima.

Somos jóvenes. Tal vez se nos complique ayudar económicamente a proyectos que nos gusten. Pero como dice el refrán, “el tiempo es dinero”; por eso, no te pedimos plata, pero te pedimos aunque sea unos minutos de tu vida.