Una nueva ley migratoria considera un “crimen” penado con hasta cinco años de prisión vivir en Estados Unidos sin papeles o contratar indocumentados. Algunos republicanos amenazan con expandir la ley a todo el país. La postura de Barack Obama.

Ilustración: Guadalupe Gianni

Son momentos de mucha tensión los que se están viviendo en el Estado sureño de Arizona, en los Estados Unidos, porque en los últimos días se sancionó, por iniciativa de la gobernadora Jan Brewer, una ley migratoria (más conocida como SB1070) que por primera vez en la historia considera a la inmigración ilegal como un delito criminal.

El estado de Arizona limita con los estados mexicanos de Sonora y Baja California, y desde allí pasan una gran cantidad de personas buscando trabajo y una mejor calidad de vida para ellos y su familia. Según algunos especialistas en el tema, Arizona es hoy el laboratorio de los Estados Unidos. Acá es donde se están probando los efectos de la controvertida SB1070 y realmente los resultados obtenidos no son para nada armoniosos.

Según una investigación del Pew Hispanic Center (Centro Hispano Pew con sede en Washington), hay 500 mil inmigrantes ilegales en Arizona y 11.900.000 en todo EEUU. Esto daría un 4,3% del total en Arizona solamente.

Legalidad o racismo

Lamentablemente, estas medidas no sorprenden en el sur de los Estados Unidos. Esta zona fue desde la independencia de Gran Bretaña bastante más atrasada que el norte tanto en lo económico, como en lo social y político. Aquí siempre se intentó sostener, desde el esclavismo (que fue abolido después de la guerra civil) hasta la discriminación racial hacia los “afro-americanos” y latinos, dando fuertes resistencias frente a las políticas de equidad que venían de Washington.

La nueva legislación inmigratoria de Arizona califica como un crimen el permanecer en el país sin documentos o contratar a inmigrantes ilegales para tareas laborales. La ley SB1070 habilita a los agentes a detener a las personas por presunta sospecha de ilegalidad en su condición de ciudadano. Por tanto se los puede encarcelar para su posterior deportación. La diferencia es que antes el sospechoso tenía derecho a demostrar su condición aunque no tuviera los papeles encima. Con esta ley, si existen dudas de que alguien es ilegal y no puede comprobar su situación por no llevar los papeles consigo, es declarado ilegal automáticamente. ¿Se trata de una política de reordenamiento legal de la población o es el despertar de los sentimientos de racismo que históricamente hubo en el sur de los Estados Unidos?

Las opiniones entre los habitantes de Arizona están muy divididas. Según datos del centro de investigación Pew, un 73% de los 994 encuestados en el mes de mayo de este año en el Estado de Arizona dicen estar de acuerdo en la posibilidad de que agentes policiales puedan exigir documentación a personas que se crean de dudosa condición legal. Hasta se habla de quitarles la nacionalidad a los hijos de inmigrantes ilegales aunque hayan nacido en territorio norteamericano. Sin embargo, gran parte de la población que está a favor de la medida cree que se debería dejarlos vivir en el país si tuvieran un trabajo digno y pagaran sus impuestos. El problema es que un inmigrante ilegal tiene prohibido trabajar en blanco en los Estados Unidos.

Quienes están en contra de esta legislación la califican como un paso atrás en el largo camino a la tolerancia racial. Cientos de mexicanos que hoy viven en Arizona dicen que esta ley los presiona porque seguramente serán revisados por la policía a cada instante.

El Justiciero Arpaio

Si el postre se llama SB1070, la “frutillita” es Joe Arpaio. Este Sheriff de Tent City, es el principal “cazador” de inmigrantes en el Estado de Arizona.

Desde hace alrededor de 20 años, este veterano policía se encarga de atrapar a las personas que diariamente ingresan ilegalmente a los Estados Unidos. En 1993 construyó una precaria cárcel en pleno desierto (en las afueras de la ciudad de Tent) donde hospeda en condiciones infrahumanas a los inmigrantes ilegales que detiene. Él se siente orgulloso de su creación, y se engrandece al someter a los prisioneros a temperaturas elevadísimas durante el día y mucho frió durante la noche. En esta cárcel se ofrecen visitas guiadas para turistas que visiten el Estado.

Gran parte de la población está en desacuerdo con esta caza indiscriminada de ilegales. La actitud de Arpaio y sus colaboradores es un rezago de lo último que queda de conservadurismo en los Estados Unidos.

El problema que trajo la SB1070 traspasa los límites de Arizona e incluso hay quienes quieren expandir la reglamentación a nivel nacional. Esto trae serios inconvenientes al presidente Barack Obama.

Desde el ex candidato a presidente por el partido republicano John McCain y su candidata a vice Sarah Palin, hasta diferentes senadores y representantes del mismo partido, creen que una ley como la que hoy está vigente en Arizona sería conveniente en todo el territorio de EEUU. Según Obama, el no trabajar a nivel federal en temas de inmigración hizo que Arizona se ocupe por su cuenta de reforzar las medidas contra los “ilegales”. Obama se mostró en contra de esta nueva legislación y considera que su aplicación violaría los derechos civiles de las personas.

Por ahora, la Justicia parece darle la razón: la jueza federal Susan Bolton suspendió algunos puntos clave de la controvertida ley. Consideró inconstitucional a que los inmigrantes tengan la obligación de llevar consigo en todo momento la documentación que les permita demostrar que son ciudadanos con todas las letras.

Queda ahora ver que resuelve la gobernadora (quien tiene intenciones de apelar el fallo de Bolton) y también esperar si se plantea de una vez por todas una legislación a nivel nacional. Mientras tanto, la caza indiscriminada de “criminales” (así se los denomina en Arizona a los inmigrantes ilegales) seguirá dando que hablar todo este tiempo.

Ilustración: Guadalupe Gianni

¿Te gustó esta nota? Suscribite clickeando acá

+Info

Algo más sobre la ley migratoria y lo que sucede en Arizona:

Ley migratoria SB1070

Pew Hispanic Center Centro Hispano Pew con sede en Washington

Conocé a Joseph M. Arpaio, principal “cazador” de inmigrantes en el Estado de Arizona

Un artículo para que sepas qué piensa Obama: Obama contra ley migratoria de Arizona, BBC Mundo