Hay muchas opciones y ninguna convence demasiado. Los candidatos nunca terminan de contar qué es lo que proponen. Aquí te ofrecemos una breve reseña con lo mejor y lo peor de los candidatos principales. Virtudes y miserias de los espacios políticos y sus líderes.

La sensación general es que no hay opciones. Y te voy a ser sincero: estoy bastante de acuerdo. Pensar en las urnas del próximo 28 me da bastante miedito. No hay propuestas claras y aunque muchos candidatos tienen cosas buenas, no logro encontrar ninguno que sea 80% fiel a lo que yo pienso. No quiero más que un 80% de coincidencias; sé que para 100% tendría que presentarme yo, y creo que ni siquiera así estaría 100% de acuerdo conmigo mismo.

Sé que esto que me pasa a mí, probablemente te esté pasando a vos: con la gran mayoría de personas de mi edad con las que hablo del tema me terminan preguntando “¿a quién voto?”, como si uno tuviera respuestas para eso.

Estudié durante cinco años Ciencia Política, buscando ideas más claras y salí con más dudas que respuestas. Pero algo que aprendí es que en política no hay opciones objetivamente correctas. El hecho de haber estudiado no me hace mejor votante que vos, como tampoco me haría mejor político que un tipo que no estudió nada.

¿Por quién tenés que votar? Lamento decirte que no lo puedo decidir por vos. El voto depende fundamentalmente de tu sistema de creencias y valores. ¿Qué cosas son importantes para vos? Y si tuvieras que elegir entre esas cosas sólo una, ¿cuál elegirías? Cada partido o candidato representa ideas distintas todas ellas relativamente válidas.

No puedo decirte a quién votar, pero puedo intentar ayudarte contándote qué piensa cada uno de los partidos.

Antes de empezar, aclaro dos cuestiones metodológicas.

1) No creo en las personas. Nadie gobierna solo. No hay que mirar sólo al candidato, sino al equipo que él o ella encabezan.

2) Ser objetivo es imposible. Pero las siguientes líneas intentan aproximarse. ¿De qué manera? Te voy a contar los pros y contras de cada candidato, transmitiendo lo que dicen los que los aman y los que los odian.

3) Disculpas por la diferencia de espacio dedicado a cada uno. Algunos tienen más hechos positivos y negativos para exhibir por el simple hecho de que gobernaron más.

Hechas estas aclaraciones, aquí vamos

Cristina Fernández de Kirchner (FpV /PJ/UCR K):

Pros:

Es la esposa del actual Presidente Néstor Kirchner. Pero es más que eso. Desde el principio fue la segunda al mando de un proyecto político. Votarla significa respaldar a este gobierno, con lo cual es difícil hablar bien de ella sin hablar de la gestión K.

Al llegar al poder Kirchner tomó algunas medidas muy interesantes. Depuró la Corte Suprema de Justicia, órgano que en última instancia decide qué es justo y qué no. Antes ese órgano estaba integrado por amigos del poder político de turno; ahora hay gente absolutamente independiente.

Reivindicó la lucha por los derechos humanos, para que los genocidas de la última dictadura militar no estén más caminando por las calles.

Generó un modelo de crecimiento económico que hace que el país crezca al 8% anual, pero a diferencia de lo que sucedía en los ’90 (época en que también se crecía mucho) ahora hay trabajo: la desocupación cayó a un dígito y hay rubros (especialmente los tecnológicos) que buscan nuevos empleados pero no los consiguen. Se volvieron a implementar leyes laborales en beneficio de los trabajadores.

Se modificaron las leyes educativas. Se volvió a la vieja escuela técnica y se creó una nueva Ley Nacional de Educación que fue elaborada con el consenso de toda la comunidad (docentes, padres, alumnos…). Se aumentó el presupuesto del área y se sancionó una ley para que éste deba estar en el 6% del PBI.

Este gobierno, por último hizo una renegociación histórica de la deuda externa argentina y realizó una profunda modificación al sistema previsional, permitiendo que aquellos que lo deseen puedan volver al sistema estatal de jubilaciones.

Generó importantes leyes sociales como la de educación sexual, microcréditos o contraconcepción quirúrgica, entre otras.

Contras:

El Gobierno ha tenido al menos seis casos resonantes de presunta corrupción y cada vez se están viendo más situaciones complicadas.

El Gobierno tiene un estilo sumamente confrontativo tanto en el plano interno como en el externo; el ejemplo de la disputa con Uruguay es contundente. “Argentina tiene hoy relaciones formales con muchos países, pero reales apenas con Hugo Chávez en Venezuela y con el gobierno de España por intermedio de (la petrolera hispano-argentina) Repsol-YPF”, dijoRoberto Lavagna en una entrevista en Brasil,

El mismo gobierno que depuró la Corte tomó medidas en sentido contrario: reformó la ley para designar al resto de los jueces (los que no son de la Corte) y ahora tiene más poder para nombrar y remover jueces. Promovió una ley de superpoderes que permite modificar partidas presupuestarias que aprueba el Congreso a gusto y voluntad del Jefe de Gabinete. Además el diputado Claudio Lozano criticó que se “se presupuesta recaudación por $100, luego se obtenían recursos por $150, y la diferencia se administra sin discusión”

Fue el gobierno que más Decretos de Necesidad y Urgencia firmó en la historia: hasta principios de septiembre 249 contra los 144 de Carlos Menem. Según sus críticos, este tandem demuestra que tiene vocación hegemónica y en algún punto es autoritario.

Se dice que gran parte del crecimiento económico se debe a que pateó los problemas para adelante: no anticipó la crisis energética y la inflación, lo cual requería tomar medidas antipáticas. “la corrupción institucionalizada, la manipulación de los índices inflacionarios o de los resultados de las elecciones, no se pueden tapar con fotoshop”, observó el candidato a vicepresidente de Lavagna, Gerardo Morales.

La última crítica es que Cristina no es Kirchner. “Creo, como creen generalmente los americanos, que para llegar a ser presidente tiene que tener experiencia en materia de gestión. Y Cristina no tiene experiencia de gestión para ser presidenta” La frase es de Eduardo Duhalde.

Roberto Lavagna (UNA/UCR/PJ Duhaldista)

Pros

El principal argumento a favor de este candidato sería: “Relean lo bueno y lo malo del candidato del gobierno. Todo lo bueno se hizo mientras yo fui Ministro de Economía y todo lo malo vino cuando me fui. Por lo tanto vótenme a mí y volvamos a lo bueno”. Y aunque nada es tan sencillo, en parte tiene razón. Fue el ministro que supo enfrentar la crisis de 2002 y reposicionó al país cuando todos creían que no había piso en la caída. Retomó la senda del crecimiento, renegoció la deuda externa y logró durante su gestión en el ministerio que la crisis no les pegue tanto a los sectores menos pudientes.

Es una persona simple, de ideas ordenadas que sabe a dónde quiere llevar al país. Algunos lo comparan con Frondizi y dicen: “Es un estadista”.

Es dialoguista y siempre criticó los excesos de la gestión K. Lo apoyan los peronistas duhaldisas y el sector orgánico de la UCR, un partido de indiscutible vocación democrática y republicana.

Lavagna sabe lo que quiere y cómo lo quiere. Tiene un discurso de cara al futuro y -a diferencia de los Kirchner- no estuvo en política durante los 90. Elaboró un plan detallado con especificaciones en cada área, algo que pocos candidatos poseen: propone reducir a la mitad el IVA a los alimentos, crear un seguro social universal para los hogares pobres y fortalecer el superávit fiscal. Además plantea como imprescindibles reformas de tipo institucional como la derogación de la reforma al Consejo de la Magistratura y retomar la independencia del Indec. Dice Lavagna en su sitio que en el cuarto y “último año de gobierno convocaré a una Concertación Nacional de partidos políticos y de todos los sectores de la vida nacional, que defina los lineamientos estratégicos y políticas de Estado”.

Aquí podés ver el plan completo.

Contras:

Es un tipo sin carisma y con escasa experiencia política. Como te decía antes, no se puede gobernar sin equipo y Lavagna no logró construirlo.

¿Pero cómo? ¿No se alió con la UCR? Sí, un partido que a todas luces no sabe gobernar. La última gestión completa la terminó en 1928 y después no llegó a terminar ninguna de sus seis presidencias posteriores. También se alió con un sector del peronismo duhaldista “En términos políticos Lavagna es el pulmotor de la experiencia política más vieja y tradicional de la Argentina. Se dan cita en torno a él los sectores más vetustos del justicialismo y el radicalismo alfonsinita”, dijo el diputado Claudio Lozano en entrevista con Opinión Sur Joven.

Las críticas a su gestión económica vienen por izquierda y derecha. Por izquierda dice Claudio Lozano: “Lavagna ubicado en este espectro es fruto de una profunda confusión”. Se lo acusa de que en su gestión como ministro sólo se preocupó porque no aumente el gasto. “No hizo la distribución del ingreso ni una reforma impositiva durante su gestión anterior y no veo por qué la vaya a hacer ahora. Es poco serio”.

Por derecha se lo acusa de ser el “padre de la criatura”. “Si esas críticas (las de Lavagna al gobierno) sirven para que Kirchner sea reemplazado por los ideólogos del Modelo ‘Productivo’, sólo conseguiremos salir de la sartén para caer en el fuego”, dice en su blog el ex ministro de Economía Domingo Cavallo y agrega: “Una presidencia de Lavagna nos llevaría directamente a la estanflación e incluso a la hiperinflación, como en Brasil antes del Plan Real y en Argentina antes del Plan de Convertibilidad”. Ricardo López Murphy dice: “El no cuestionó ni la estrategia de los neolemas, ni los decretos de necesidad de urgencia, ni los fondos de Santa Cruz, ni la violación del federalismo, ni la destrucción de los contratos. El solamente comenzó a cuestionar cuando Kirchner se liberó de él”.

Elisa Carrió (Coalición Cívica/ARI/Partido Socialista)

Pros:

Sus prioridades según su plataforma de campaña (sólo ella y Lavagna la tienen publicada en Internet) son: generar un sistema institucional sólido donde primen valores democráticos y republicanos; y generar una efectiva redistribución del ingreso.

Entre sus planes más interesantes está el Fondo de Incentivo a la Niñez, que si lo cumple puede ser muy bueno. Plantea entregar 100 pesos por hijo menor de edad a todas las familias: desde los indigentes hasta el hijo de un multimillonario. Como contraprestación se debe brindar certificado de escolaridad y de salud. Lo bueno es que esto elimina el clientelismo político; como lo cobran todos, nadie puede “hacerte el favor de que lo cobres”. ¿Por qué los ricos también cobran? Para que no haya que presentar certificado de pobreza para adquirirlo.

Ellos terminarían devolviendo el dinero, porque entre los planes figura cambiar la forma de pago del impuesto a las ganancias. ¿Cómo se financia el programa? Clickeá acá para saberlo.

La Coalición Cívica es una alianza de centro izquierda, pero moderada y con algunas personas de centro.

Recientemente sorprendió la designación de Alfonso Prat Gay (ex Presidente del Banco Central) como jefe del área económica y potencial ministro de esa cartera. Prat Gay es un joven economista, heterodoxo pero moderado que agrega previsibilidad a la Coalición Civica. De muy buena gestión en el Central, dedicó los últimos años al tema Microcréditos, lo cual habla de su interés en que el crecimiento económico llegue a la base de la pirámide. Aquí podés conocer su propuesta económica

Contras:

Si muchos ven con simpatía este armado de centro izquierda progresista, otros miran con desconfianza el reciente acercamiento de la líder partidaria a Ricardo López Murphy, un referente indiscutible de la centro derecha argentina. En entrevista con el canal TN, a principio de año el propio Murphy reconoció la imposibilidad de gestar una alianza: “Tenemos visiones distintas. Carrió cree que los problemas de la Argentina se resuelven con más estado y yo creo que el problema es que tenemos un Estado sobredimensionado”. Ese acercamiento finalmente se pinchó, pero también generan temor otros miembros de esta alianza; el temor es justamente reeditar la Alianza. Carlos Raimundi, miembro del ARI de Carrió dijo al enterarse de esto diálogos: “No quiero repetir la experiencia del 99 y volver a juntar cosas que tienen muchas diferencias de opinión, sino generar alternativas coherentes”. Carrió estructura su discurso en base a denuncias permanentes de corrupción, y queda un poco vacía a la hora de las propuestas concretas. “Carecen de visión, tienen miradas sobre el más allá, del Apocalipsis, el reino…”, ironizó Roberto Lavagna sobre la personalidad de la líder. Su falta de experiencia de gestión tampoco ayuda.

Intentó suplir esta última carencia con la incorporación de un técnico como Alfonso Prat Gay. Mientras algunos lo ven con buenos ojos, otros lo ven como una demostración cabal de su giro hacia la derecha. El propio Roberto LAvagna lo criticó “En la derecha empiezan a sugerir enfriar la economía y esa no es la solución”, dijo respecto a la propuesta de Prat Gay de crecer sólo al 6% para moderar la inflación.

Ricardo López Murphy: (Recrear / Pro)

PROS (Valga la redundancia)

Es de centro-derecha. Para muchos esto puede ser un contra, pero para otros es algo a favor. Lo que indiscutiblemente habla bien de él es su coherencia: todos sabemos que él es de derecha, siempre lo fue lo será. Defensor a ultranza del libre mercado y la no intervención del Estado, es además una persona que siempre ha estado cerca de los valores democráticos y republicanos, lo cual no se da así en toda la derecha argentina y latinoamericana, que muy comprometida con los regímenes militares de la región..

Con el triunfo de Mauricio Macri en la Ciudad de Buenos Aires, que es (¿o era?) socio político de Murphy, por primera vez se podría conformar un partido de derecha serio, con coherencia ideológica y chances de llegar al poder.

Contras

Macri no terminó de darle su apoyo, con lo cual el PRO (la coalición que ambos integran) quedó virtualmente fracturada. El sueño del partido de derecha unificado está un poco distante. Su página web lo demuestra: está registrado como Recrear.org.ar (Recrear es su partido) pero usa en la campaña la estética del PRO (Podés verlo acá-> http://www.recrear.org.ar/]

Los recientes coqueteos con Elisa Carrió también generaron desconfianza de este lado del mostrador: quienes quieren una menor intervención del Estado en la economía no lo vieron con buenos ojos.

El contra más importante de López Murphy es su pasado reciente: fue ministro de Economía en marzo de 2001 en medio de una importantísima crisis económica. Había que ajustarse el cinturón porque la plata no alcanzaba. Al analizar dónde él pretendía hacer el recorte, se pueden observar sus prioridades: quiso reducir en 1200 millones de pesos el presupuesto educativo, que incluía la eliminación del Fondo Incentivo Docente y el recorte de 200 millones de pesos de la UBA, con posterior arancelamiento. Duró apenas unas horas en el cargo.

Jorge SobischAlberto Rodríguez Saá

Pros

Los pongo juntos porque hasta ahora tienen una baja intención de votos. Ambos son mandatarios provinciales (Neuquén y San Luis, respectivamente), muy apreciados en sus distritos. Neuquén es una provincia bien administrada y con muchos recursos. De San Luis, dicen que es “otro país”: tiene autopistas que parecen del primer mundo, un plan de viviendas excepcional (por 90 pesos por mes te dan una) y pleno empleo.

Ambos son opositores al gobierno y se reivindican (especialmente Rodríguez Saá) como los defensores verdaderos de la liturgia peronista, muy importantes para ciertos sectores de la población.

Contras

Ambos son tildados de autoritarios en sus respectivos distritos. los Rodríguez Saá (Alberto y su hermano Adolfo) gobiernan su provincia desde 1983 sin interrupciones: “es un feudo, un unicato, una autocracia”, dijo el opositor Daniel Pérsico. .¿Es eso un signo de que son queridos o de que son hegemónicos? En la última elección la oposición no se presentó y Alberto sacó más del 80% de los votos. Estos fenómenos son típicos de los regímenes autoritarios.

Sobisch tiene un perfil similar. Y aunque reformó la Constitución de Neuquén para prohibir la reelección indefinida (¿Estrategia mediática?). Aquí se pueden leer algunas críticas. Tiene pendientes causas por su presunta responsabilidad política en la represión contra las protestas docentes de este año, que concluyeron con la muerte del maestro Carlos Alberto Fuentealba. “En Neuquén se persigue a la oposición y la corrupción está instalada fuertemente”, dijo el diputado Intransigente Carlos Alberto Moraña.

La izquierda

No tendremos espacio para analizar todos sus candidatos, pero hay varias opciones que merecen ser escuchadas. Algunas más extremas, otras menos, pero lo importante es que siempre son una opción abierta para quienes no saben a quién votar. De todos ellos el mejor posicionado en las encuestas es el cineasta Fernando “Pino” Solanas, un intelectual de intachable trayectoria que nuevamente se vuelve a calzar el traje de candidato, acompañado del Partido Socialista Auténtico y el economista de la CTA, Claudio Lozano.

Aquí una lista de partidos y nombres, con sus respectivos sitios web para que analices sus propuestas

La Argentina -como la mayoría de los países americanos- no tiene partidos políticos, sino personalismos que promueven candidaturas individuales. Tal vez por eso hace falta un mapa para decidir a quién votar: en los países más ordenados cada partido representa una idea y aunque hay diferencias internas es más fácil para el elector medio decidir su voto.

Por eso, te sugiero por un lado que vayas a votar. Y segundo, que cuando votes lo hagas por un proyecto político y no por una persona que te puede caer más o menos bien.

Sólo con partidos políticos sólidos y coherentes se podrá fortalecer esta débil democracia en la que vivimos. Y eso sólo será posible si los ciudadanos votamos a conciencia.

¿Te gustó esta nota? Suscribite clickeando acá